la carta del día

Zancadillas a Antzara

Por Aingeru Etxeberria Juaniz - Miércoles, 21 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Llevamos tiempo recibiendo continuos ataques al proyecto Antzara. Ataques que unas veces son una excusa para usarnos como ataque al equipo de Gobierno, otras son ataques al edificio, pintadas, roturas de cristales, y otras veces acusaciones sin fundamento a través de los medios de comunicación. Contra los ataques al edificio nada podemos hacer, sino esperar que no se reproduzcan, contra el resto sí. Son ataques desde el desconocimiento del proyecto Antzara y desde la lejanía tanto del barrio como de sus vecinas. Son ataques contra el Ayuntamiento del cambio porque UPN todavía se resiste a estar en la oposición y pretende seguir mandando como lo hacía, desde la lejanía con las ciudadanas. Iruña no es de los políticos de ningún color, es de sus habitantes y los partidos deben estar para apoyar las iniciativas vecinales.

Antzara nació tras muchos años de reivindicaciones a las instituciones para la cesión del Palacio de Mendillorri. Dicho palacio, en el PSIS de Mendillorri, figuraba como Edificio dotacional vecinal, y gracias a UPN y PSN sigue cerrado. El Ayuntamiento cedió el Palacio al Gobierno de Navarra para la instalación allí de unas oficinas para Sodena que gracias a la presión vecinal no se llevó a cabo. El edificio sigue vacío y espero que el Gobierno de Navarra y Nasuvinsa hagan en él lo mismo que en el pueblo viejo de Sarriguren, rehabilitarlo y ceder el uso a las vecinas y vecinos. Este Palacio lleva más tiempo cerrado que el pueblo viejo de Sarriguren con lo que tenemos el derecho a que se rehabilite.

Antzara es un laboratorio de ideas y experiencias, y como en todo laboratorio se producen y se

producirán errores. Pero tenemos el derecho a equivocarnos y experimentar nuevas formas de

trabajo y unión. Es un ejemplo de Diversidad, con mayúscula. En él las relaciones son intergeneracionales, intergénero y de cualquier opción política o religiosa. Siempre desde la integración y el respeto al resto de usuarias. Es un espacio creado desde el auzolan y la colaboración, ya que para hacerlo más nuestro quisimos que nos entregasen el edificio vacío, porque construyendo entre todas aumenta el sentimiento de pertenencia al proyecto aumentando el cariño y el respeto al edificio. Antzara se ha convertido en el corazón del barrio y donde nuestros txikis tienen un lugar para estar y hacer lo que ellos elijan. Antzara no es organizadora, Antzara es facilitadora de espacios y encuentros donde los colectivos vecinales y cualquier vecina pueden desarrollar la actividad que propongan en un ambiente de barrio donde todas tenemos cabida.

Las puertas de Antzara están abiertas a todas las vecinas y asociaciones que quieran traspasarlas. Los únicos límites están en la disponibilidad de salas y que el uso sea abierto y sin ningún tipo de discriminación. El que diga lo contrario miente descaradamente o habla desde la lejanía y el desconocimiento. Por ello animo a cualquiera que se acerque a conocernos, a los grupos municipales de UPN y PSN, sobre todo a la señora Caballero y a la señora Esporrín, que nos tienen tantas veces en sus bocas, para así poder hablar desde el conocimiento de nuestro proyecto y dejar de usarnos como arma política en sus ataques al Ayuntamiento.

Pese a las zancadillas que nos ponen, con cada una salimos más reforzadas y fortalecidas ya que el apoyo de las vecinas aumenta. Por ello, y pese a las zancadillas, Antzara sigue y seguirá.

Antzara Aurrera!!


El autor es vecino de Mendillorri y usuario de Antzara