Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La ingeniera de Ultzama dice que el Consistorio marcaba los tiempos

La exsocia del despacho que realizó el anteproyecto de la planta tampoco recuerda que se formalizase una adjudicación oficial

Miércoles, 21 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

pamplona- Fue como una secuencia de muñecas rusas. El viernes pasado, Jose Mari Mariñelarena, representante de Aierdi Ingenieros, descargó en el Ayuntamiento de Ultzama toda la responsabilidad de la adjudicación del anteproyecto y el proyecto de la planta de biogás de Ultzama que Comptos cree que fue irregular y al que después se trató de dar “cobertura formal” por parte del Consistorio. Y, de la misma manera en la que su exsocio delegó en una instancia superior cualquier responsabilidad, ayer Itziar Cerdán, ingeniera agrónoma, dijo que su papel en la empresa era exclusivamente técnico, y que era Mariñelarena el que se encargaba de “la labor de interlocución con los agentes”.

Es el argumento al que volvió una y otra vez quien fuera socia de la ingeniería hasta 2012. En base a eso aseguró no recordar nada del proceso de adjudicación del anteproyecto, los proyectos y la dirección de obra, ni tampoco de si luego, en 2008, el Ayuntamiento de Ultzama comunicó a Aierdi Ingenieros que le habían adjudicado unos trabajos que ya había realizado el año anterior, y que como se encargó de subrayar, al menos por parte de la ingeniería siempre estuvieron respaldados en “ofertas”.

Al igual que su exsocio, consideró que el cambio de conceptos en las diferentes solicitudes de ayudas por los mismos materiales se podría deber a un intento por aportar más información o ir encajando mejor la solicitud al lenguaje administrativo, y admitió que si bien es bastante habitual que los proyectos se complementen con información de fabricantes, desconocía que Levenger no podía concurrir a la oferta si había participado en el procedimiento previo.

Itziar Cerdán fue tajante en otros dos aspectos: a la hora de negar que su despacho solicitase a otras dos ingenierías que se presentasen a un concurso que en realidad ya estaba hecho de antemano y al afirmar que era el promotor del proyecto el que marcaba los tiempos. “Fuimos trabajando conforme lo demandaba el promotor, que era el Ayuntamiento de Ultzama”, aseguró. “¿Le extrañó trabajar de esa manera?”, le requirió Patxi Leuza (Geroa Bai). “No sé, es lo que fuimos haciendo”, zanjó.

la factura de bioenergíaPrecisamente, sobre los expedientes de ayudas que el exalcalde Pérez Arregui tramitó en nombre de una sociedad en constitución dijo que su despacho no tuvo nada que ver, y trató de aclarar un aspecto que, el viernes, su socio no fue capaz de despejar del todo: la factura que Levenger giró a Bioenergía en concepto de unos trabajos de asesoramiento a Aierdi Ingenieros. “Fue una pelea que mantuvimos con Jirko (Bezdicek, el empresario checho representante de Levenger). Él entendía que facilitar cierta documentación que necesitábamos para acometer modificaciones era una colaboración, cuando nosotros creíamos que está dentro del llave en mano. Entendíamos que no debía cobrar por eso, sino que era parte de lo que necesitábamos para hacer cálculos y avanzar con el proyecto”. - A.I.R.

Últimas Noticias Multimedia