Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Condenan a la CHE a pagar 95.335 euros a un agricultor ribero por las riadas de 2013

Sufrió daños en 10 parcelas de maíz y alfalfa al no arreglar la CHE las motas

Enrique Conde - Miércoles, 21 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Un helicóptero, sobre el Ebro en Castejón en 2013.

Un helicóptero, sobre el Ebro en Castejón en 2013. (M.A. Galilea)

Galería Noticia

Un helicóptero, sobre el Ebro en Castejón en 2013.

pamplona- La Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional ha estimado la reclamación de un agricultor de Valtierra al que la Confederación Hidrográfica del Ebro debe pagar 95.335 euros por los daños provocados en sus cultivos durante los tres acontecimientos de riadas sucedidos en el año 2013. La sentencia, que puede ser recurrida y que corrige una resolución del Ministerio de Medio Ambiente, constata que la rotura de los diques de contención en el río Ebro a la altura de Castejón dañaron cultivos de maíz y alfalfa del demandante, diez parcelas de 535.100 metros cuadrados de las que perdió toda la cosecha al hacer permanecido inundadas más de 40 días seguidos, además de perder las semillas sembradas y ver dañados las infraestructuras de riegos de las parcelas de copos por la acumulación de gravas y el arrastre de piedras. El reclamante recordaba que las inundaciones sucedieron el 20 de enero (caudal 2.335 m3/segundo), el 31 de marzo (1.662 m3/s) y el 11 de junio (1.950 m3/s) y que el Gobierno dictó diversas disposiciones para paliar los efectos de la primera inundanción, habilitando presupuesto y dando instrucciones a la CHE para reparar las defensas del río y restaurar el cauce. El agricultor alegaba que la Confederación no actuó, por lo que el agua volvió a salirse pese a llevar menos caudal y que los trabajos de reparación se realizaron muy avanzado el año 2013, en junio. Todo ello demostraba para el demandante el anormal y deficiente funcionamiento del servicio público.

El Estado se negaba a la reclamación porque la crecida había sido ordinaria, aunque destacó la sucesión decrecidas relevantes en la primera mitad de 2013, lo que constituye un evento extraordinario, y decía que la Administración no tiene obligación de mantener las defensas y motas del río. La AN recuerda que la resolución impugnada constata la existencia de 78 reclamaciones similares a la presente y se basa en el informe de la Comisaría de Agua de la CHE que reconoce el incremento considerable del caudal medio del Ebro durante varios meses de 2013. La sentencia resalta que, como indica el informe policial, la causa de la inundación es la rotura de los diques de contención y que la CHE tenía la obligación desde la primera riada en enero de la limpieza, conservación y mantenimiento de los cauces.