El IES de Lodosa impulsa clases de apoyo para frenar el fracaso escolar

Unos 40 alumnos se beneficiarán con el refuerzo en Inglés, Lenguaje y Matemáticas

María San Gil - Miércoles, 21 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Sesión de refuerzo que tuvo lugar ayer por la tarde en el IES de Lodosa.

Sesión de refuerzo en el IES de Lodosa. (D.N.)

Galería Noticia

Sesión de refuerzo que tuvo lugar ayer por la tarde en el IES de Lodosa.

lodosa- El IES Pablo Sarasate de Lodosa puso en marcha ayer por la tarde de nuevo el programa Más vale prevenir que fracasar/abandonar, un proyecto que nació en el año 2014 con el objetivo de frenar el fracaso escolar y que el curso pasado tuvo que tomarse un respiro. Se trata de una iniciativa en la que también colaboran el Ayuntamiento de la localidad ribera y la Universidad de La Rioja

Dos alumnos de la universidad riojana, dentro de las prácticas extracurriculares, impartirán clases de apoyo de Inglés y Lenguaje, por un lado, y de Matemáticas, por otro, a los estudiantes de la ESO que desde el centro han detectado que necesitan este refuerzo.

Las sesiones se impartirán tres días a la semana hasta el 15 de junio y estas dos personas (una de ellas cursa Grado en Estudios Ingleses y la otra Grado en Químicas) estarán asesoradas por docentes de Lodosa y Logroño.

Unos 40 alumnos, informaba la directora del instituto Mª José Torres, se beneficiarán de estas clases que, de acuerdo con la experiencia de otros años, “son muy positivas y se notan mucho en el resultado académico de los alumnos”. Este grupo de estudiantes ha sido seleccionado por el profesorado del centro pero son los padres los que en última instancia deciden si sus hijos acuden o no a estas clases, ya que no son obligatorias.

También se han dado casos, recalcaba Torres, en los que estudiantes que no habían sido elegidos para asistir a estas extraescolares han pedido que se les incluya.

“Se trata de un proyecto que hemos visto que funciona, que es muy útil y que les viene muy bien. Actúa como factor de protección, ya que mientras están aquí no están en otros sitios y, además, es una forma de que adquieran hábitos de estudio”, recalcaba Torres.

Esta experiencia, además, se enmarca dentro del plan de prevención de drogodependencia de la Mancomunidad y, reiteraban, “pretende ofertar un refuerzo educativo para el alumnado que lo necesita y que no puede ser atendido por otros recursos existentes en el centro”.

Hay que recordar, además, que el instituto lodosano fue pionero a la hora de implantar la iniciativa Expulsión no, opción alternativa, que consiste en desarrollar jornadas de limpieza medioambientales o de asistencia en la residencia de ancianos o en el colegio durante las expulsiones.