Música

Con X de excelentes

Por Javier Escorzo - Jueves, 22 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

concierto de con x de banjo

Fecha: 16/02/2018. Lugar: La Carbonera. Incidencias: Presentación de ‘El placer de sobrevivir’, el nuevo disco de los navarros Con X The Banjo en Pamplona. Muy buena entrada. El grupo supo ganarse al público, que disfrutó mucho la actuación.

Mucho se está hablando de Con X The Banjo, y con razón. El grupo, cuyos integrantes proceden de Tudela y Arguedas, acaba de publicar su primer álbum, titulado El placer de sobrevivir. Para grabarlo se fueron a Andoain, a los estudios Gárate de Kaki Arkarazo (antiguo miembro de Kortatu o Negu Gorriak), por donde también han desfilado artistas de la talla de Loquillo, Vetusta Morla o León Benavente. Allí viajaron en compañía de Pepo López (guitarrista de Los Detectives, la banda de Quique González, que ha ejercido las labores de producción). Tras haber publicado varios epés con anterioridad, los navarros están causando mucha repercusión con este trabajo, y eso se traduce en una extensa gira de conciertos (cuentan con más de ciento cincuenta en su corta pero intensa andadura) que, el pasado viernes, recaló en La Carbonera, uno de esos locales que siguen apostando por la música en directo. Afortunadamente para todos, la fórmula sigue funcionando y a la hora de la actuación, el aforo estaba prácticamente completo.

Salió el grupo con ganas de pelear y ganarse al público desde la primera canción, que no fue otra que El combate,de su último disco. Su formación de trío clásico (guitarra, bajo y batería) les confiere un sonido conciso y compacto, que no se pierde en florituras innecesarias, sino que se centra en la médula de las canciones. Andoni marca los ritmos con sus baquetas, que se mueven mayoritariamente entre los medios tiempos y los tiempos rápidos (con algunos logrados acercamientos a la balada). El bajo de Luis está muy presente también, especialmente cuando su música se acerca al funky o al disco, como hicieron en la sugerente Miss you, recreación del clásico de The Rolling Stones. Y completando el tridente, la guitarra de Alejo, que habitualmente hace las labores de rítmica, aunque también acapara el protagonismo cuando llega el momento de lucirse con los solos. En cuanto a su voz, tiene un timbre que podría recordar a Leiva o, incluso, a Ángel Stanich. Se les nota que esa es su escuela, han mamado mucho rock español y, a veces, sus melodías desprenden inspirados destellos de Los Rodríguez, Quique González, Isma Romero o Los Zigarros.

De sus variadas influencias emerge su propia personalidad. En Tripolar, por ejemplo, se acercaron a la rumba, mientras que en otros momentos se mostraron avasalladores (Para qué frenar). Pidieron silencio antes de bajar las revoluciones en la bella El placer de sobrevivir, en la que Luis sustituyó su bajo por la melódica. Tras ella, a mitad de actuación, decidieron hacer un descanso;rápidamente volvieron a coger el ritmo (ellos y el público) con la trepidante Ciegos. La fiesta continuó con London Eye, y nos mostraron la otra cara de la moneda en esa apología de la resaca llamada Cuando te despiertas. Gran despliegue de registros el suyo;unido a su talento natural y a su capacidad de trabajo, debería de llevarles a las cimas más altas de nuestro rock.