la carta del día

¿Por qué nos castigan a los pensionistas?

Por Aingeru Pérez - Jueves, 22 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Podemos comentar con reposada satisfacción que durante la dictadura franquista, nuestra voluntaria aportación a la defensa de nuestras pertenecientes condiciones de trabajo, horas a trabajar, aumento de nuestros bajos salarios y otras justas reivindicaciones, exigidas a las duras patronales -sin y con sindicatos-. Doce años más tarde, tuvimos enfrente a empresas nacionales y multinacionales, durante el mandato de varios gobiernos sucesivos en Madrid.

Largas huelgas, hijos que alimentar, numerosas manifestaciones, encierros con cargas policiales, detenciones. Vivimos de cerca con creciente actividad reivindicativa, los años 70/80/90 hubo cambio y los sistemas de trabajo mejoraron.

Fueron 45 años de cotización -en mi caso- trabajados en vida laboral, dando por buenas las producciones exigidas por la empresa, -posteriormente multinacional-, obteniendo ésta beneficios, continuando hoy con su actividad industrial, estable y rentable. Nosotros, los pensionistas, recordamos aquellos años pasados, donde entendemos que cumplimos.

Esta resumida historia laboral “no fue ayer, ni antes de ayer, ilegal”, el Gobierno español actualmente nos sigue castigando a los pensionistas con dos profundos cortes, pese a que ellos dicen “que ha pasado la crisis”. El primero, las amenazas de vaciado de la hucha -gran caja fuerte blindada, no vigilada- de las pensiones, dependiente de la Seguridad Social, y el segundo, quitándonos nuestro perteneciente ingreso económico a nuestras pensiones.

Desde el partido gobernante nos dicen a jóvenes, maduros y pensionistas que acordemos planes de pensiones… beneficiarios, los bancos. La realidad es que con salarios bajos, los trabajadores -en todas las edades de su vida laboral-, es imposible quitarnos de lo que necesitamos para vivir, para integrarlos en los citados planes de pensiones, descontán-

donos los impuestos que ellos nos imponen, nos negamos a pagarlos dos veces.

La responsabilidad de los justos derechos de los trabajadores siempre ha sido de todos nosotros, hoy tienen que valorar con sus mentes despejadas la decisión de conseguir qué calidad de vida quieren tener.

¿Por qué nos castigan a los pensionistas? Deduzco que nos ven indefensos, desorganizados, no les causamos preocupación, la realidad es que existe una impotencia indignada, desactivada. Las partidos políticos y fuerzas sindicales mayoritarias a nivel estatal no movilizan, hablan y escriben sobre lo que está aconteciendo, pero no plantean, no defienden contundentemente las malas condiciones de los trabajadores activos e inactivos -pensionistas-.

¿Tenemos que empeorar más la clase baja social -los trabajadores- para que los pensionistas nos sumemos -otra vez- a respuestas masivas, firmes, contra los que nos quieren llevar a la pobreza permanente? Lo decisivo y determinante es que ningún voto tiene que ir para los que nos impiden vivir dignamente, ya sabemos quiénes son. Nosotros, los pensionistas, estoy seguro de que apoyaremos todas las movilizaciones que se convoquen, en la realizada el pasado 8 de febrero allí estuvimos, recogiendo la carta insultante que nos mandó la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en la que nos comunicaba la subida del 0,25%. Los precios en el año 2017 -el IPC- han incrementado el 1,1%, acumulando hasta el presente año sucesivas pérdidas de nuestro poder adquisitivo.

Tras esta primera respuesta, al día siguiente, día 9 de febrero, una importante asistencia de pensionistas en manifestación sirvió para entregar en la Delegación del Gobierno central en Pamplona/Iruña nuestras citadas cartas, figurando a nuestro nombre una inmerecida comunicación.