Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
El TS desestima el recurso del acusado

Condenado a 16,5 años de cárcel por abusar de 2 menores con las que convivía en Navarra

El TS desestima el recurso del acusado, que abusó de las niñas desde los 6 años

Enrique Conde - Jueves, 22 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Fachada del Tribunal Supremo, en Madrid.

Fachada del Tribunal Supremo, en Madrid. (Archivo)

Galería Noticia

Fachada del Tribunal Supremo, en Madrid.

PAMPLONa- El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso de un vecino de Pamplona de origen suramericano, E.V.J.L., que fue condenado a 16,5 años de cárcel en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra por dos delitos continuados de abusos sexuales cometidos durante cuatro años sobre dos menores de 13 años con las que convivía durante años en el mismo piso que su familia. Debe indemnizar a las víctimas con 60.000 euros, pero el acusado es insolvente. Se le condena por delitos cometidos con prevalimiento, es decir que se valió para cometer el abuso de su superioridad, de su estado anímico de prevalencia sobre las víctimas. El acusado reconoció en el juicio que había tocado y besado a las niñas desde los 6 años, pero negó conductas más graves. La Audiencia no le creyó y el Supremo ratifica la condena por la plena credibilidad otorgada a la testifical de las niñas, que coinciden entre sí en su relato, un relato que también traza la madre de la misma forma y que las psicólogas consideran creíble, falto de contradicción y coherente con los padecimientos de las niñas. El Alto Tribunal recuerda que cuando el acusado entraba en la habitación de las niñas estas se protegían en la cama con mantas y colocaban un zapato para advertir su presencia. Incluso una de ellas tenía una navaja debajo de la cama que nunca llegó a utilizar por miedo. El procesado lleva en prisión desde julio de 2016, pero estuvo tres meses en paradero desconocido una vez conocida la gravedad de la imputación que recaía sobre él. Cuando las niñas confesaron los abusos en el juzgado de instrucción, el encausado, que estaba presente en aquella prueba preconstituida, pidió ir al baño y aprovechó para fugarse del Palacio de Justicia. Se decretó su busca y captura y fue hallado por una llamada telefónica. Según depusieron las niñas ante el juez instructor, en una de las ocasiones, de noche, el hombre incluso se introdujo en el dormitorio de ellas en estado de ebriedad y desnudo y les ofreció 20 euros para que le tocaran. Los abusos los cometía en ausencia de los padres de las niñas, cuando estos estaban trabajando.