Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Se dispara el número de navarros estafados por comprar en páginas web fraudulentas

Proliferan los grupos criminales que crean sitios de comercio electrónico para captar los datos de las tarjetas de crédito

La Policía Nacional recibió más de 300 denuncias el año pasado por cargos irregulares, en algún caso de 1.500 euros

Jesús Morales / Javier Bergasa - Jueves, 22 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Las organizaciones criminales crean páginas donde se vende calzado, ropa, dispositivos electrónicos, etc, siempre a precios muy rebajados.

Las organizaciones criminales crean páginas donde se vende calzado, ropa, dispositivos electrónicos, etc, siempre a precios muy rebajados. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Las organizaciones criminales crean páginas donde se vende calzado, ropa, dispositivos electrónicos, etc, siempre a precios muy rebajados.

PAMPLONA- La proliferación del comercio electrónico ha abierto de par en par las puertas a los ciberdelincuentes. Más de la mitad de estafas relacionadas con el uso fraudulento de tarjetas de crédito que la Policía Nacional recibió el año pasado en Navarra -más de 300 casos de los 500 que atendió- se gestaron en Internet, donde organizaciones criminales internacionales crean infinidad de páginas web que, bajo una apariencia legal, ofertan todo tipo de bienes de consumo a precios rebajados con el único fin de apropiarse de los datos bancarios de los compradores para utilizarlos con posterioridad y realizar cargos sin su autorización. “Es la tipología delictiva relacionada con el uso fraudulento de tarjetas de crédito que más está repuntando. Todos los días tenemos denuncias de este tipo”, asevera la inspectora jefe del Grupo de Delitos Económicos de la Brigada Provincial de Policía Judicial.

En 2016, las operaciones fraudulentas con tarjetas de crédito emitidas en España llegaron a 888.000, lo que se traduce en unos 56 millones de euros, según datos de la Memoria Anual sobre la Vigilancia de los Sistemas de Pago publicada por el Banco de España, que afirma que el mayor foco de fraude no se produce como consecuencia del robo o pérdida de la tarjeta, sino por el copiado y duplicación de tarjetas de crédito por bandas organizadas, que luego utilizan esas tarjetas de manera fraudulenta en otros países, adquiriendo bienes de consumo a través de Internet para revenderlos posteriormente.

El Grupo II de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Navarra tramitó el año pasado 500 denuncias por el uso fraudulento de tarjetas de crédito. Más del 60% de ellas estuvieron relacionado con compras realizadas por Internet en páginas cuyo verdadero objetivo es recabar los datos bancarios de las víctimas. “El comprador busca unas zapatillas de marca, unas gafas de sol, una cámara de fotos... y accede a una web con buenos precios donde paga con la tarjeta de crédito, introduciendo el número, la fecha de caducidad y el código de seguridad. A partir de ahí, la víctima incluso puede recibir el artículo realmente comprado, pero sus datos pasan a manos de organizaciones criminales que los usan para realizar cargos en compras posteriores no autorizadas. En otros casos, ni siquiera reciben el artículo comprado y empiezan a ser estafados, o reciben otro artículo diferente, como una simple revista”, señala la responsable del Grupo II, que habla de casos de ciudadanos navarros que han sufrido estafas por valor de más de 1.500 euros como producto de varios cargos sucesivos, que no paran hasta que la víctima repara en el desfalco y lo comunica a su entidad bancaria para anular la correspondiente tarjeta de crédito.

ALOJADAS EN EL EXTRANJEROLa mayoría de las organizaciones alojan sus páginas web en China, como desvelan las investigaciones de la Policía Nacional, a sabiendas de que ello hará prácticamente imposible perseguir a los responsables. “Los ciberdelincuentes están continuamente creando páginas web, sustituyéndolas por otras, y las alojan en países donde saben que se dificultan las investigaciones judiciales. Por eso, cuando determinamos la ubicación de una web en el extranjero, dependemos de comisiones rogatorias, de la colaboración de las autoridades judiciales de los países donde se alojan las páginas de comercio electrónico fraudulentas, lo que en la práctica impide llegar a perseguir el delito hasta sus últimas consecuencias”, apunta la experta policial.

Por este motivo, desde la Policía Nacional se insiste en extremar las precauciones a la hora de comprar por Internet, intentando siempre “buscar opiniones de otras compradores sobre una página web determinada, informándose sobre la existencia de números de teléfono de atención al cliente, lugar físico del producto, etc. También hay que desconfiar de precios excesivamente buenos e intentar usar medios seguros, como PayPal, aunque en las páginas fraudulentas no suelen estar habilitados precisamente para forzarnos a introducir los datos de la tarjeta de crédito”, señalan.

El tráfico ilegal de información bancaria ha alcanzado tales cotas, que “en la Internet Profunda (o Deep Web) hay piratas informáticos y organizaciones criminales que venden paquetes de datos de tarjetas de crédito recabados fraudulentamente a otros delincuentes para que hagan uso de ellos. Hay toda una actividad delictiva que gira en torno a las estafas bancarias, que con métodos como las páginas de comercio electrónico encubiertas solo tienen que sentarse a esperar a que las víctimas entren en ellas y realicen una compra”, alerta la inspectora jefe de la Policía Nacional.

VERIFICACIÓN DE LA IDENTIDADPara combatir este tipo de estafas, que siempre deben ser denunciadas ante los cuerpos policiales, las entidades bancarias está llevando a cabo la progresiva implantación de sistemas de verificación de la identidad en dos pasos, es decir, aquellos en los que además de tener que escribir los datos de la tarjeta de crédito se exige, asimismo, introducir una clave que suele ser aleatoria y es enviada al titular de la tarjeta por mensajes SMS.

En caso de ser víctimas de un uso fraudulento de la tarjeta de crédito los consumidores están protegidos, ya que la Ley de Servicios de Pago limita la responsabilidad del titular, señala la asociación de consumidores OCU. En los supuestos de copia o duplicado de la tarjeta, como el usuario no pierde en ningún su posesión y no tiene forma de conocer que se está produciendo el fraude, el banco le debe devolver de inmediato el importe total de la operación no autorizada, sin que el usuario deba responsabilizarse de ninguna cantidad, mientras que en los casos en que el fraude se produzca como consecuencia del robo o pérdida de tarjeta, el usuario es responsable por el uso fraudulento antes de la comunicación del robo o la pérdida, pero por una cuantía limitada a un máximo de 150 euros salvo culpa o negligencia grave.

CONSEJOS DE SEGURIDAD

Compraventa ‘online’.

- Nadie regala nada y si lo hace es porque trata de conseguir algo a cambio.

- Desconfíe de ofertas llamativas.

- Utilice tarjetas virtuales para adquirir productos en Internet.

- Cerciórese dónde compra y a quién compra. Infórmese previamente comprobando la existencia de números de teléfono, lugar físico, condiciones de venta y devolución, foros, etc.

- Denuncie ante los cuerpos policiales si ha sido objeto de estafa y no borre nada que puede servir de investigación para la policía.

- No crea siempre todo lo que ve en Internet, pues puede ser un sitio web falso.

- Utilice medios de pago seguro.

Usuarios de Internet.

- Evite las descargas de programas “pirateados” por ser susceptibles de contener malware (software malicioso)

- Utilice contraseñas combinando letras, números y signos (mínimo de 8 caracteres) en todos aquellos registros que le soliciten contraseñas.

- Cambie periódicamente las contraseñas.

- No utilice la misma contraseña para todo.

- No utilice la misma cuenta de correo electrónico para todo.

- Ponga especial atención por dónde navega y en qué sitios se registra, ya que puede ser un blanco fácil para spammers y hackers.

- Deshabilite la función “autocompletar las contraseñas” en el navegador.

- Cerciórese que cierra la sesión cuando abandone foros, redes sociales, banca online, etc.

- No envíe nunca datos personales, a no ser de que esté seguro a quien va dirigido.

- Si accede a la banca online, teclee directamente la URL y utilice un teclado y tarjeta virtual.

si le estafan...

Comunicar el suceso. Llame por teléfono al banco para anular las tarjetas. Todas las entidades emisoras de tarjetas tienen teléfonos las 24 horas para comunicar estas incidencias.

Denunciarlo. Si se trata de un robo o de un posible caso de robo de los datos de la tarjeta, se debe presentar denuncia en la comisaría de policía.

Reclamar. En caso de que la entidad no quisiera hacerse cargo de las cantidades defraudas, se debe reclamar ante el servicio de atención al cliente o el defensor del cliente de la entidad. Si pasan dos meses sin contestación o si la solución no es satisfactoria, se podrá reclamar en el Departamento de Conducta de Mercado y Reclamaciones.