El estudio de Medio Ambiente da por “bueno” el estado del acuífero de Lóquiz

Salvemos el Ega asegura que las conclusiones son “proclives a la Administración”

Julen Azcona - Jueves, 22 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El público en la última comisión del estudio sobre el Ega fue más numeroso que de costumbre.

El público en la última comisión del estudio sobre el Ega fue más numeroso que de costumbre. (JULEN AZKONA)

Galería Noticia

El público en la última comisión del estudio sobre el Ega fue más numeroso que de costumbre.

Estella-lizarra- Las características hidrogeológicas del acuífero de Lóquiz son “muy buenas” y tanto el incremento de bombeo como la respuesta al mismo ha sido “moderado”. Son algunas de las conclusiones que se expusieron ayer sobre el estudio que ha realizado el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, a través de una empresa externa, sobre el acuífero de Lóquiz. Así, ayer tuvo lugar en la sede de la Mancomunidad de Montejurra la cuarta y última comisión de seguimiento de este estudio. La reunión desgranó algunas de las claves de la investigación que examinó en verano la influencia de los pozos de bombeo en el acuífero de Alborón-Ancín y el río Ega, y que actualmente se encuentra pendiente de publicación.

Entre otros datos, los resultados del estudio llevado a cabo por la empresa de ingeniería Eptisa afirman que el incremento del bombeo ejercido sobre el caudal ha sido “moderado” respecto al previo y que, por lo tanto, “la respuesta del acuífero ha sido acorde”. Destacan, sin embargo, la “dificultad” para interpretar cuantitativamente parámetros hidrogeológicos, debido a que los descensos de nivel que detectaron en el río “no están exclusivamente relacionados con el incremento de la extracción”, sino que también se deben “al estiaje” del verano. Además, el estudio no parte de una situación no influenciada, sino que ya se realizaban extracciones con anterioridad. Ambas condiciones resultan “atípicas” en este tipo de estudios. “No es el típico ensayo de bombeo en un pozo que construimos de cero;se trata de un acuífero que ya se venía bombeando, por eso es difícil de interpretar”, aseguraron desde Eptisa.

El colectivo Salvemos el Ega destacó que la reunión de ayer fue un “punto de partida” pero que “la lucha sigue” ya que el estudio “es proclive a la Administración, que es quien lo ha pagado. Lo que está claro es que las extracciones de la Mancomunidad afectan al río y a los afluentes y por tanto hay que buscar alternativas porque no da más de sí”, afirmaron.

Tanto los ponentes de la comisión como desde la Mancomunidad destacaron su “sorpresa” ante la gran presencia de oyentes, sobre todo teniendo en cuenta que el documento definitivo aún no ha salido a la luz. Y es que, además de miembros de colectivos como Salvemos el Ega-Ega Bizirik o Ekologistak Martxan, asistieron varios alcaldes y alcaldesas de la zona.

La voz expertaIñaki Antigüedad, geólogo catedrático de la Universidad del País Vasco y asesor de Salvemos el Ega, quiso poner el foco en la necesidad de un estudio como este, que “actualiza el conocimiento hidrogeólogico de la zona” y “corresponde a una presión ejercida por la asociación y los Ayuntamientos del valle”. Desde el último estudio habían pasado muchos años y desde el año 2000 se ha llevado a cabo un incremento importante del agua que la Mancomunidad explota”, aseguró.

Antigüedad añadió que el estudio es “importante y a tener en cuenta” pero que “nunca te va a decir cuál es la mejor opción. Es más bien una herramienta para que decidan los actores del territorio, desde la gente que vive en Valdega hasta los agricultores que consumen el agua o la Mancomunidad que la toma para determinados usos”. Las decisiones a partir de ahora, según el catedrático, tendrán que ser “políticas, administrativas y sociales”. Pero antes “el conocimiento es fundamental”. Por eso, Salvemos el Ega ha aportado a la investigación un estudio independiente realizado hace unos meses, que fija el caudal ecológico del río entre 1,4 y 0,7 metros cúbicos por segundo.

Datos

Extracciones. El incremento en el bombeo llevado a cabo por el estudio de Medio Ambiente en pozos de Mendaza y Ancín fue del 45%. Se pasó de extraer 207 litros por segundo a 300 litros por segundo, lo que supuso un aumento “moderado” de 93 litros.

Caudal ecológico. Según un estudio encargado por la asociación Salvemos el Ega, la extracción máxima sostenible para el río es de 1,4 metros cúbicos por segundo en años lluviosos y de 0,7 en años de estiaje.

Últimas Noticias Multimedia