El 59% de los residuos domésticos no se separan y van a una masa “resto”

La consejera Elizalde destaca que el plan y la ley ponen el foco en los bioresiduos

A. Ibarra/Efe Javier Bergasa - Jueves, 22 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Vertido de residuos del contenedor verde en la planta de Góngora.

Vertido de residuos del contenedor verde en la planta de Góngora.

Galería Noticia

Vertido de residuos del contenedor verde en la planta de Góngora.

pamplona- “Hay que apostar por planes de prevención, sensibilización y acompañamiento, que expliquen a la ciudadanía lo que supone hacer las cosas de una manera u otra. Quizá es importante decir exactamente lo que tenemos que echar a la fracción resto. Si identificamos lo que tiene que ir a la fracción resto seremos capaces de entender que el resto tiene que ir a alguna de las fracciones que tenemos”. Así lo manifestó la consejera de Medio Ambiente y Desarrollo Rural Isabel Elizalde durante su intervención en comisión parlamentaria, donde acudió con la directora general de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Eva García, para informar sobre la recogida selectiva de residuos a petición de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E. “A pesar de que podemos decir que Navarra es relevante en temas de recogida selectiva, solo el 40% de los residuos lo estamos recogiendo selectivamente, por lo tanto, nos queda un 59% que va en una masa que se llama resto. Ahí estamos perdiendo de manera dramática recursos importantes para la sociedad”, abundó Eva García.

La consejera puso de relieve que los bio-residuos suponen casi la mitad de las 266.000 toneladas de residuos domésticos y comerciales que se generan anualmente en Navarra. De esta forma, precisó que si cada navarro produce diariamente 1,14 kilos de residuo doméstico, más de medio kilo de esa cantidad correspondería a residuo orgánico por persona y día. “Es ahí donde ponemos el foco, tanto en el plan como en la ley”, subrayó Elizalde, que remarcó que la propuesta legislativa del Ejecutivo pretende “desincentivar” el vertido a través del cobro del correspondiente canon, siguiendo la lógica del ‘quien contamina, paga’. “Cuanto menos residuos produzcamos, menos verteremos y menos pagaremos”, añadió la consejera, quien precisó que “recoger selectivamente la materia orgánica es el gran reto”. Además, aseguró que dicha propuesta de ley, que también ha sido “ampliamente participada”, está “totalmente alineada con las directivas europeas”.

En cuanto al Plan de Residuos, del que destacó el “incuestionable” respaldo social con el que cuenta, recordó que en él se establece alcanzar la recogida del 70% de los residuos domésticos en 10 años cuando ahora solo recogemos selectivamente y tratamos el 33%. Un reto “importante”, considerando que la media europea está en el 45%.

Además, ha previsto presentar públicamente el próximo 6 de marzo el plan de acciones para 2018 de la Oficina de prevención de residuos, una medida que estaba contemplada en dicho plan.

“La mezcla con otros productos hace inviable la valorización de la materia orgánica”

eva garcía

Consejera de Medio Ambiente

Por su parte, García subrayó que la recogida selectiva de la materia orgánica es un “elemento clave para el futuro”, ya que “es una parte importante de la bolsa habitual, convierte el residuo en recurso, contribuye a la lucha contra el cambio climático, es un ejemplo de economía circular, mejora el reciclaje de otras fracciones y consigue incrementar los niveles globales de reciclaje”. “La mezcla con otros productos hace inviable su valorización”, apostilló. En ese sentido, recordó que la filosofía subyacente tanto en el plan de residuos como en la propuesta de ley es “darle la vuelta a la pirámide de residuos, generando menos y recuperando más”.

Además, aseveró que entre 2014 y 2106 se ha incrementado el porcentaje de la población que ha accedido a participar en el sistema de recogida selectiva, pasando del 24% en 2014 a un 45% en 2016. Tras añadir que el objetivo del plan es alcanzar el 75% de la población en 2020, reconoció que “es un camino de maratón: lento, pero eficaz”. Añadió además que el porcentaje de captación de materia orgánica ha pasado del 19% en 2014 al 25% en 2016. El objetivo es alcanzar el 50% de captación de materia orgánica en 2020 (el 25% de lo generado) y el 70% en 2027 (el 45% recogido selectivamente respecto a lo generado). El porcentaje de impropios actual en materia orgánica es del 14%, y el objetivo es llegar al 20% en 2020. La “asignatura pendiente” es la recogida selectiva de materia orgánica porque “ésto nos ayudará a hacer una mejor recogida selectiva de todos los materiales y extenderlo a toda la población. En cantidad y calidad”.

‘ente público’Por otro lado, la consejera anunció que la figura del ente público contemplada en el proyecto de Ley foral de Residuos, que actualmente se encuentra en trámite parlamentario, se concretará “definitivamente” en 2018. “Lo importante es que hemos avanzado de manera sustancial en su papel y en la definición que tiene que tener, que es la coordinación de la gestión del transporte y del tratamiento, y en que su gestión sea coherente con los sistemas de recogida propios de cada integrante de ese ente”, explicó.

diferentes sistemas por mancomunidades

Análisis de resultados

Calidades. La consejera de Medio Ambiente destacó ayer que cada mancomunidad tiene “diferentes sistemas” de recogida selectiva y “nos gustaría tener a finales de este trimestre lo que se está haciendo, los casos de más éxito para que ayuden a otras mancomunidad entendiendo que la voluntad de todas es alcanzar estos objetivos”. Hoy, 10 de las 16 mancomunidades realizan la recogida de materia orgánica. “Tenemos que hacer un análisis de la eficacia en cantidad y calidad de los diferentes sistemas y el nivel de impropios”, dijo García. - A.I.