Desesperación en Guta

Otros 46 muertos en los nuevos bombardeos sirios y rusos contra el enclave rebelde a las afueras de Damasco

La ONU busca un alto el fuego para detener la última matanza en Siria

Susana Samhan - Viernes, 23 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un voluntario de la Defensa Civil Siria, junto al cadáver de un niño.

Un voluntario de la Defensa Civil Siria, junto al cadáver de un niño. (EFE)

Galería Noticia

Un voluntario de la Defensa Civil Siria, junto al cadáver de un niño.

damasco- Al menos 46 personas murieron ayer y decenas resultaron heridas por los bombardeos y disparos de artillería contra la región siria de Guta Oriental, el principal bastión opositor de las afueras damascenas, donde la situación de la población civil es desesperada.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos acusó a la aviación siria y rusa, así como a la artillería de las fuerzas gubernamentales, de estos ataques y detalló que entre los fallecidos hay al menos siete menores y siete mujeres. La mayor parte de las víctimas mortales se registraron por bombardeos en las poblaciones de Al Iftiris, Duma y Arbín.

También hubo ataques aéreos en Mesraba, Hamuriya, Otaya, Saqba, Yisrínn y Al Hush, donde algunos de los bombardeos fueron perpetrados por helicópteros que lanzaron barriles de explosivos.

La artillería gubernamental golpeó, por su parte, zonas de Guta Oriental como Hamuriya, Otaya, Al Nashabie y Hazrama, entre otras.

Desde el domingo, la región sufre una escalada de la violencia que ha causado 403 fallecidos, entre ellos 95 menores y 61 mujeres, y 2.116 heridos, de acuerdo al recuento del Observatorio.

Desde el interior de Guta Oriental, un portavoz de la Defensa Civil Siria, Mahmud Adam, cuyo grupo presta labores de rescate en áreas fuera del control del Gobierno, describió la situación en la región como “una tragedia”.

“El régimen está llevando a cabo una campaña en la que está empleando todo tipo de armas disponibles, tanto pesadas como medianas, bombas antibúnker y barriles de explosivos para atacar barrios residenciales”, explicó Adam a Efepor teléfono. Adam precisó que “los mercados, escuelas, centros médicos, centros de la Defensa Civil y ambulancias están siendo blanco de los ataques, que han ocasionado cientos de muertos y heridos”, de los que un alto porcentaje se encuentran en estado grave.

“Hay familias que no saben lo que es la luz del sol porque permanecen en los sótanos por temor a las tropas del régimen y sus cohetes y a los aviones rusos que les ayudan”, denunció. Adam destacó que durante esta semana cuatro miembros de la Defensa Civil Siria han perdido la vida por “esta campaña sangrienta” de las autoridades. “Los disparos de cohetes no cesan, los aviones no paran de bombardear y sobrevolar Guta Oriental”, se quejó.

Según el Observatorio, nueve centros médicos han quedado fuera de servicio desde el domingo por los bombardeos en la región, mientras que la Sociedad Médica Siria Americana (SAMS) ha elevado ese número a veinte.

El director regional de Oriente Medio del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), Robert Mardini, denunció hoy en Beirut la situación médica “crítica” que vive Guta Oriental.

“Hay una combinación de escasez de suministros médicos con una reducción sustancial de la capacidad de las instalaciones sanitarias, bien porque hayan sido golpeadas por el conflicto y estén destruidas parcial o totalmente o porque su personal no pueda trabajar o se haya marchado”, dijo Mardini.

El responsable del CICR hizo estas declaraciones después de una rueda de prensa en la que reiteró el llamamiento de su organización a que haya un acceso humanitario sin trabas a Guta Oriental y pidió “contención” a las partes en conflicto.

sin accesoMardini subrayó que hoy por hoy la necesidad más importante es tratar a los heridos graves. “Sabemos que hay mucha gente que ha muerto en los últimos días, pero también hay muchos heridos que no pueden tener un buen tratamiento médico en Guta Oriental y esto es para nosotros la prioridad absoluta”, apuntó.

Por ello, el CICR exige poder acceder a la zona para introducir suministros médicos y hacer llegar a personal sanitario.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer para buscar un alto el fuego, de acuerdo de con una resolución presentada por Suecia y Kuwait para que cesen las hostilidades durante 30 días. Los países occidentales y árabes respaldan la propuesta en esta guerra que se acerca a su octavo año, pero Rusia, principal aliado del presidente Bachar al Asad ejerció su derecho de veto y al no haber un acuerdo entre las partes e impuso condiciones para excluir de la tregua a los combatientes yihadistas.

etiquetas: siria, onu, guta