Ifema pide perdón por retirar la obra y dice que no quería ejercer censura

El comprador de ‘Presos políticos’ recibe una veintena de propuestas para exponer la obra, que ofrece gratis

Viernes, 23 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

madrid- La polémica por la retirada de la obraPresos Políticos en la España Contemporánea fue ayer de nuevo protagonista de Arco, a cuya inauguración a cargo de los Reyes no acudió la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, en protesta por la decisión del miércoles de Ifema, que ayer rectificó y pidió perdón.

Clemente González Soler, presidente de Ifema, se disculpó ayer con los galeristas de Arco por pedir ayer la retirada de la obra de Santiago Sierra, y aseguró que no pretendía “ejercer ninguna censura a la creación”. Una rectificación consensuada por todas las instituciones que forman Ifema (Ayuntamiento y Comunidad de Madrid, Cámara de Comercio y Fundación Montemadrid) en la que añaden que han comprendido que en el futuro deben “evitar” “cualquier circunstancia de esta naturaleza”.

Y es que aunque el Ayuntamiento de Madrid se opuso el pasado miércoles a la decisión de pedir a la galerista la retirada de esta obra, la Junta rectora de Ifema avaló la decisión, por la que ayer pidió disculpas. Antes de esta declaración, la alcaldesa de Madrid había decidido no acudir a la inauguración oficial de Arco como protesta por esa medida que calificó de “retroceso en la democracia”, una ausencia que fue descalificada por el PP al considerar que lo que pretendía Carmena era “enturbiar” la feria y montar un “numerito político”.

“Hemos hecho el ridículo todos y yo la primera;ahora si quiere Ifema que venga y cuelgue la obra”

helga de alvear

Galerista de arte

Desde el miércoles se han sucedido las declaraciones en torno al debate sobre si suponía o no un ataque a la libertad de expresión artística la retirada de esta obra, una serie 24 fotografías pixeladas de “reconocidos encarcelados” como Oriol Junqueras y de los jóvenes encarcelados acusados de agredir a dos guardias civiles en Alsasua o activistas del 15-M.

La presidenta madrileña, Cristina Cifuentes, recalcó ayer que Ifema y la galerista Helga de Alvear decidieron “de común acuerdo” y de forma “no impuesta” retirar la obra de la feria. Por el contrario, el director del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC), Pepe Serra, cree que lo ocurrido es “censura pura y dura” y advirtió: “Si empezamos así podemos acabar muy mal”.

La decisión de si la obra de Sierra vuelve a exponerse o no en Arco depende ahora de la galerista Helga de Alvear, según explicó el coordinador general de la Alcaldía de Madrid, Luis Cueto. Aunque la propia Helga de Alvear lanzó ayer una crítica a la organización, ironizando sobre sus disculpas. “Que venga Ifema y la cuelgue si quiere”, añadió. La galerista afirmó ayer que “todos” han hecho “el ridículo” con este asunto, y ella “la primera”, y aseguró no haber decidido todavía si volver a colgar la pieza tras la carta de disculpas de Ifema.

Una obra que ya había sido adquirida antes de ser descolgada de la feria por Tatxo Benet, socio fundador, junto a Jaume Roures, de Mediapro, que desembolsó por ella 80.000 euros -96.800 con el 21% de IVA-. El empresario anunció ayer que pone la pieza “a disposición de cualquier museo o galería de arte de toda España gratuitamente” porque le parece “intolerable” que fuera retirada de Arco. Y hasta ayer ya había recibido “una veintena de propuestas” de diferentes galerías y museos que quieren exponer la obra y que está analizando;en concreto, ya está en conversaciones con el de Lleida para que sea el primer museo que la reciba.

En los 37 años de la historia de Arco solo otra obra ha sido retirada de la feria, en 1994: fue una obra conceptual con un águila imperial disecada de Jordi Benito, en la galería del catalán Carles Taché, una especie protegida cuya comercialización y exhibición está prohibida por la ley. - Efe