Unas pocas almas y un desalmado

Viernes, 23 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

NOVELA

1.280 ALMAS

Autor: Jim Thompson. Editorial: RBA, 2017. Páginas: 208.

RBA ya había presentado hace unos meses la 3ª edición de la novela de Jim Thompson 1.280 almas, algo que no debe considerarse como una rareza, pues su lectura sorprende a quien se acerca a ella por primera vez y vuelve a reconfortar (sin el menor asomo de blandenguería) a quien vuelve al desquiciado universo de una de las obras que ayudaron a crear un antes y un después para la historia de la novela negra moderna, a juicio (probablemente, a buen juicio) de un gran número de especialistas.

Pop. 1280 nació en 1964, el año en el que se publicarían otros libros bien populares, como Misterio en el Caribe, de Agatha Christie, o Solo se vive dos veces, entrega perteneciente a la serie protagonizada por James Bond de Ian Fleming, ambos adscritos al subgénero del detective privado, que sigue otros senderos narrativos pero muestra ciertas similitudes con los de Thompson y los de otros autores de novela negra europea o estadounidense.

‘1.280 almas’ es, por lo demás, un relato realista, dotado de una atmósfera irrespirable muy bien elaborada

La podredumbre política reflejada en sus páginas es el resultado de la indecencia humana y, en particular, la del ‘sheriff’ Corey

En abril del pasado año se cumplieron, por otro lado, los 40 años de la muerte del autor de 1.280 almas y también de Ciudad violenta, hombre precisamente violentado en vida por unas ideas marxistas que le causarían multitud de problemas tanto en el mundo de la literatura como en un Hollywood todavía clásico en muchos aspectos, industria voraz en más de un sentido para la que Thompson elaboraría guiones para filmes tan atractivos como Atraco perfecto, de Stanley Kubrik.

En lo referente a 1.280 almas, la podredumbre política reflejada en sus páginas es el resultado de la indecencia humana y, en particular, la del sheriff Corey, monstruo a cargo del (des)orden en una pequeña localidad estadounidense, trabajo llevado a cabo sin remordimiento alguno y de manera exclusiva para beneficio propio.

La novela tiene relación de sangre con otras del propio autor, caso de La huida, donde la solidaridad y el concepto de pertenencia a determinada clase social dibujan en un contexto diferente la necesidad de defenderse en común de la actitud caciquil de las clases pudientes más desalmadas.

La producción literaria de Thompson, que presenta historias tan apasionantes como las de las novelas citadas o la de El asesino dentro de mí, es una de las aportaciones más sugestivas de la creación estadounidense a la literatura negra universal, dado el alto grado de credibilidad de dicha obra, que brota de un corazón herido desde muy joven por la precaria situación económica de su familia y la de muchas otras, presentes en el relato que nos ocupa y en otros más.

Jim Thompson llegaría a vivir de la literatura, sí, pero, antes de convertirse en periodista y escritor profesional con mayor o menor suerte, trabajaría como camionero, como vendedor ambulante y multitud de ocupaciones en una vida laboral nada despejada, experiencias que permiten al lector dar por buenas las de sus personajes, atrapados en un mundo cruel. Muy cruel.

1.280 almas es, por lo demás, un relato realista, dotado de una atmósfera irrespirable muy bien elaborada y un ritmo y un estilo narrativos que ayudan enormemente al lector a recorrer sin tropezones innecesarios los accidentados días de una localidad atrapada en las redes de la criminalidad más deleznable. En un remoto lugar de Estados Unidos, moran unas pocas almas y un desalmado.