A la contra

Que se ponga

Por Jorge Nagore - Viernes, 23 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Recuerdo una viñeta de Forges en la que Mariano, uno de sus protagonistas, llamaba por teléfono y preguntaba: ¿Está el Osasuna? Que se ponga. Hará más de 25 años igual, cuando Osasuna aún permanecía en 1ª tras el ascenso del 80 y en bastantes ocasiones le habíamos amargado la vida en casa al equipo del imperio, del que Forges tampoco era seguidor. En la viñeta se leía una quiniela, a la que Mariano era adicto, con un Osasuna-Real Madrid 1, el único error de los 14. Así la recuerdo, aunque bien podría ser que la habíamos pifiao en algún partido sencillo. El caso es que le habíamos jodido los 14 aciertos a Mariano y llamaba para hablar con Osasuna. Es solo una muestra local y cercana del enorme talento de Forges, capaz de crear expresiones, palabras y situaciones como solo lo hacen aquellos que además de tener un radar especial para captar la sociedad en la que viven tienen la habilidad de transmitirlo y además hacerlo con un estilo propio e inconfundible. Era uno de esos pocos viñetistas unánimemente admirado, más allá de que en los últimos tiempos hubiese cierta animadversión hacia él por una torpe viñeta sobre el asunto catalán. Pero es que vivimos en tiempos de animadversiones y de agresiones permanentes en muchas direcciones y ni siquiera alguien profesionalmente admirable como él se libró, aunque, por supuesto, un error o 5 o 10 o 50 no empañan ni una semana de 50 años de talento y creatividad. O eso al menos creo yo, que pienso que las obras de los creadores van mucho más allá de sus ideas personales o de traspiés concretos o de incluso posturas ideológicas detestables, que no era el caso ni mucho menos. La inmensa obra de Forges habla por él con total soltura y rotundidad y, en su gremio, para mí solo están por encima el hace mucho fallecido Ramón Tossas Ivá y el inconmensurable Óscar Nebreda. Buen viaje, Forges, te seguiremos jodiendo quinielas.