Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Tensión máxima entre PP y Cs, que se sacan los trapos sucios de sus finanzas

Cruce de acusaciones: el PP tapa 25 millones y Ciudadanos pasa subvenciones como contratos

Viernes, 23 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- La tensión entre el PP y Ciudadanos se materializó ayer en el Senado en una monumental bronca entre el senador del grupo popular Luis Aznar y el gerente del partido naranja, Carlos Cuadrado, durante el interrogatorio al que le sometió para indagar en las anomalías contables de su formación. El informe desfavorable que el Tribunal de Cuentas hizo de la contabilidad de Cs de 2015 dio pie al PP para hacer ver en la Cámara Alta el “cúmulo de irregularidades” contables cometidas por el partido de Albert Rivera, cuyo secretario de finanzas había sido convocado en la Comisión de Investigación de la Financiación de los Partidos que el grupo popular maneja en solitario.

A las acusaciones vertidas por Luis Aznar el gerente contestó con recriminaciones al PP por haber “ocultado” al Tribunal de Cuentas subvenciones anuales por valor de 25 millones de euros procedentes de sus grupos municipales y autonómicos, lo que derivó en palabras gruesas, mutuos reproches y mucha tensión.

Se escucharon gritos de “Al Capone” desde los escaños de Cs, donde se sentaron como invitados los diputados Miguel Gutiérrez y Toni Cantó, el senador del PP dijo al compareciente que tenía un “cacao mental” incapacitante y le hizo más de una desabrida advertencia: “Aquí el que pregunta soy yo”. “¿Me está amenazando?, le ha espetado por su parte el gerente, para quien son los “populares” los que tienen “una empanada mental” al querer “ensuciar el nombre de Ciudadanos”. La defensa de Cuadrado consistió en minimizar con argumentos técnicos las anomalías detectadas en sus finanzas y al tiempo contraatacar al PP por no haber consignado las subvenciones de sus grupos municipales en sus cuentas, unos 25 millones de euros anuales, algo que ha reconocido que “no es ilegal” pero que según su interpretación supone “ocultar” datos al órgano fiscalizador.

Sin negar la cifra, fuentes de la dirección del PP recordaron al término de la comisión que, como admitió el propio Cuadrado, no hay obligación legal de presentar esas cuentas de los grupos institucionales. De hecho, el gerente anunció que Ciudadanos presentará próximamente una reforma legal para hacer obligatoria la dación de cuentas de los grupos municipales o autonómicos. Las fuentes del PP resaltaron que, pese a estas acusaciones, las finanzas de los populares han sido plenamente validadas por el Tribunal de Cuentas, a diferencia de las de Ciudadanos, que según Aznar han quedado al mismo nivel que las de partidos como Aralar, EH-Bildu, Compromís o IU, que el órgano fiscalizador también ha considerado “desfavorables” en su último informe.

Antes de escuchar al gerente, el PP había interrogado a las dos consejeras del Tribunal de Cuentas responsables de ese informe, y ambas constataron que Cs utilizó un “vacío” o “limbo” legal para financiarse con fondos transferidos de subvenciones de sus grupos municipales y los parlamentos autonómicos, práctica habitual en los partidos desde años atrás.

Las consejeras María Dolores Genaro y María José de la Fuente recordaron que ya en 2001, cuando Ciudadanos ni siquiera existía, el Tribunal emitió una moción para recomendar la regulación del “frecuente” traspaso de dinero a los partidos para sufragar su actividad ordinaria desde los grupos institucionales.

Sus declaraciones sirvieron para confirmar que Cs no aportó documentos o facturas que acreditaran las labores de asesoría al partido realizadas con cargo a esas subvenciones municipales. Ello impidió al tribunal ir más allá en el análisis de estas transferencias, algo que Luis Aznar ha considerado “muy grave” porque ha impedido al tribunal analizar con detalle el trasvase de 860.000 euros en 2014 y de 1.160.000 al año siguiente.

Tras la abrupta sesión de ayer, el portavoz avanzó que se plantea llamar al secretario general de Cs, José Manuel Villegas. “A la vista de lo que ha sucedido, quizás habría que llamar a gente de más altura, como el señor Villegas”, sugirió el senador, quien lamentó el “circo” y la “comedia” interpretada por el gerente de Cs, empeñado a su juicio en “defender lo indefendible”.

En la próxima reunión de la comisión, el 8 de marzo, comparecerán responsables del PSOE, y el expresident catalán, José Montilla, para abordar las finanzas del PSC. - D.N.