Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Un 22% de las personas con bajos ingresos salen de la pobreza en dos años y el 85% están dispuestas a trabajar

La Encuesta de Necesidades e Inclusión analiza los problemas, perfil y casuística de personas y hogares en riesgo de pobreza
El paro es la principal causa de vulnerabilidad y en el 43,8% de esos hogares no hay personas ocupadas

Lola Cabasés Hita Oskar Montero - Viernes, 23 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Gema Mañú y Antidio Martínez de Lizarrondo, ayer en la presentación de la encuesta.

Gema Mañú y Antidio Martínez de Lizarrondo, ayer en la presentación de la encuesta.

Galería Noticia

Gema Mañú y Antidio Martínez de Lizarrondo, ayer en la presentación de la encuesta.

pamplona- El 85% de las personas en paro o con bajos ingresos se incorporarían a un empleo en 15 días si tuvieran una oferta, según refleja una encuesta realizada por el Gobierno de Navarra sobre la situación en la que se encuentra la población más vulnerable económicamente, un diagnóstico social que sirve de base para abordar los planes de Inclusión y de Familia, Infancia y Adolescencia. La consulta, realizada en 2016 a la población que se encuentra en esta situación de vulnerabilidad, analiza la situación de las personas que en 2014 tenían bajos ingresos, es decir ingresaban menos de 10.279 euros al año, situación que alcanzaba en 2014 a 53.340 viviendas y 165.083 personas. En el estudio sobresale que el 22,6% de las personas con bajos ingresos entrevistadas en 2014 ya no participarían en la muestra de 2016 por haber mejorado su situación económica e ingresar más de los 10.279 euros anuales citados. No obstante, no será hasta el próximo mes de abril cuando se conozcan los datos reales de la pobreza en Navarra.

La Encuesta de Necesidades y de Inclusión Social (ENIS) fue presentada ayer por la directora de Inclusión Social, Gema Mañú, y el director de servicio del Observatorio de la Realidad Social, Antidio Martínez de Lizarrondo, cuantifica en 2014 que 165.083 personas (40.000 menores de 18 años), repartidas en 58.340 hogares, vivían en riesgo de pobreza, el 24% de la población navarra. El estudio de campo de la Encuesta de Necesidades e Inclusión se realizó a finales de 2016 con 768 encuestados pertenecientes todos ellos a este sector de la población vulnerabe.

El objetivo de la encuesta es conocer la información sobre las necesidades y problemas de las personas y hogares en riesgo de pobreza, así como identificar los posibles perfiles y casuísticas, explicó Mañú. En concreto, los ámbitos abordados fueron: Educación y estudios, Empleo y Desempleo, Ingresos y gastos del hogar, Salud, autovalimiento y necesidades específicas de inserción, Vivienda y entorno, Servicios Sociales, Relaciones sociales y participación cívica y política, Infancia y Vida pasada (Transmisión intergeneracional de la pobreza).

La peculiaridad del análisis, destacó Mañu, es que la encuesta ha derivado en una investigación estadística mixta. Así, los resultados se han cruzado con bases de datos de registro correspondientes al año 2016 (Paro registrado, Perceptores de Renta de Inclusión Social-Renta Garantizada, Grado de discapacidad valorado y Alta en la Seguridad Social), y se han comparado también con otras encuestas que ofrecen datos similares o complementarios: Encuesta de Población Activa (EPA), Encuesta Social y de Condiciones de Vida de Navarra (ESyCV) y Encuesta de Condiciones de Vida (ECV).

perfil y muchas necesidadesLos resultados reflejan que las personas con bajos ingresos sufren “una acumulación de necesidades y vulnerabilidades que hacen necesarios el Plan Estratégico de Inclusión y de Familia e infancia para poder dar respuesta” a las mismas, afirmó Antidio Martínez de Lizarrondo. Añadió que los resultados de la encuesta entran dentro de las hipótesis con las que se trabajaba, en el sentido de que a menores rentas más bajo nivel de estudios o mayores problemas de vivienda, por ejemplo, pero arrojan otros menos esperados sobre asuntos ahora incluidos como los modelos de dedicación a los hijos.

Las características principales de las personas con bajos ingresos en Navarra son que más de la mitad (53,2%) son mujeres;uno de cada cuatro (24%) son menores de 18 años;el 20,4% son de origen extranajero y el 7,2% tienen limitaciones. En cuanto a los hogares, en uno de cada seis (16%) hay alguna persona mayor de 80 años;en un 17% hay limitaciones para la vida cotidiana;en el 43,8% de los hogares no hay personas ocupadas;y uno de cada diez (10%) son hogares monoparentales que en el 90% de los casos la titular es mujer.

En cuanto al ámbito de Educación y Estudios, casi la mitad de las personas (49%) son personas sin estudios o con estudios básicos, mientras en el conjunto de la sociedad, según la EPA, este porcentaje baja al 20%. Las casuísticas de la situación educativa de las personas con bajos ingresos son que el 5,3% no accedieron o tuvieron un acceso tardío a la Educación;el 36,6% la abandonó de forma temprana (antes de los 16 años de enseñanza obligatoria);solo el 9,4% continua estudiando;y el 22,1% dice tener interés en continuar los estudios.

Desde el punto de vista de la Salud, destaca el estudio que la mejora en Navarra de la normativa básica del Estado explica la universalizacion de la asistencia sanitaria. El nivel de cobertura de las personas con bajos ingresos alcanza el 99,6%. Las personas en situación de vulnerabilidad perciben que tienen una salud peor que el resto de la población. Consideran que tienen una salud regular y mala casi una tercera parte y un 13% declara no poder acceder al dentista a pesar de necesitarlo. No obstante, el 67,9% tienen una percepción de su salud positiva y el 25,3% de quienes valoran negativamente su estado de salud tiene alguna discapacidad.

La vivienda es otro factor clave en el proceso de inclusión de estas personas. El 5,7% de los encuestados tuvieron retrasos en pagos relacionados con la vivienda, mientras que en el conjunto de la sociedad este porcentaje baja al 3,2%. El régimen de tenencia de la vivienda es otro dato destacado. Cuando en Navarra la media del alquiler es del 13% (en el Estado es del 28,8%), entre las personas perceptoras de renta garantiza el arrendamiento se eleva hasta el 58,2%, lo que evidencia que el alquiler es clave para este sector de hogares vulnerables.

sin internet dificulta el empleoSi se atiende al equipamiento de la vivienda, es evidente la carencia de algunos bienes de consumo (carece de lavavajillas el 50,6%) . Así, el 36,4% no tiene ordenador y el 40% carece de Internet, elementos importantes para la búsqueda de empleo, puntualizó Martínez de Lizarrondo. Otro dato de la encuesta referido a las problemáticas con el entorno, identifican problemas de delincuencia o vandalismo (11%), poca limpieza (10,6%) o contaminación (9,4%).

El sondeo se refiere también a las relaciones, que en muchas ocasiones sirven de protección frente a situaciones de dificultad. Indican que un 82,5% de los encuestados dice que cuentan con alguien a quien acudir en caso de apuro (en 2013 esta red de ayuda en el resto de la población se ampliaba al 97,3%) si bien el 16,3% de los encuestados considera que sus relaciones sociales han empeorado con la crisis. Tampoco el asociacionismo es fuerte en este sector, siendo la participación más elevada como socios el 7,4% en asociaciones culturales. Si se da alta participación en las elecciones, con un 66,1% que participan en las autonómicas y el 64,9% en las generales.

tasa de paro más elevadaOtros datos que ofrece la encuesta, son que la tasa de paro entre estas personas en situación de pobreza es del 25% según la EPA, el 29% en mujeres y el 20% en hombres, frente al 10% del conjunto de la ciudadanía, y el 61% de los desempleados lleva en esta situación un año o más, cuando entre la población general el índice es del 35%.

El estudio refleja en este apartado que el 85 % de las personas en paro y a las que se no se ha hecho una oferta laboral en el último año estarían dispuestas a incorporarse a un empleo en 15 días. Del 31% de desempleados que dice haber recibido una oferta de trabajo en el último año la tasa de inserción laboral se sitúa en el 57%.

La precariedad sin embargo es significativa, ya que el 38,6% trabaja a jornada parcial y el 50,6% con contrato temporal, lo que conlleva unos bajos ingresos que al 58,4% le impide irse de vacaciones una sola semana al año, el 49,8% no puede afrontar un gasto imprevisto, el 16,9% tiene muchas dificultades para llegar a fin de mes y en 15,2% no puede tener en invierno una temperatura adecuada en su vivienda. Por último un 52% dice estar en peor situación laboral que su padre y un 18% peor que su madre, y en torno a la mitad tiene un nivel de estudios similar al de sus progenitores.

las cifras

Personas y hogares. La encuesta muestra que el 52% de las personas en riesgo de pobreza en Navarra son mujeres, un 25% menores de edad, el 20% extranjeros y el 7,2 % con limitaciones para la vida cotidiana. Atendiendo a los hogares, el 43 % tienen a todos sus miembros en paro, en un 16% vive alguna persona mayor de 80 años, colectivo que en el 24% de los casos vive solo, y un 10% son hogares monoparentales, el 90% de ellos de mujeres.

165.083 personas. El estudio, presentado ayer, cuantificó en 2014 en 165.083 las personas (40.000 menores de 18 años) que repartidas en 58.340 hogares vivían en riesgo de pobreza, el 24% de la población navarra, y el estudio de campo entre las personas que ingresan menos de 10.279 € se realizó a finales de 2016 con 768 encuestados.

clima familiar y social

16%

El 16% de estas personas considera que sus relaciones sociales han empeorado con la crisis, un 52% dice estar en peor situación laboral que su padre y un 18 % peor que su madre, y en torno a la mitad tiene un nivel de estudios o similar al de sus progenitores. No es habitual tener menor formación que el padre o la madre.

Acumulación de necesidades. Los resultados de la encuesta reflejan que las personas con bajos ingresos sufren “una acumulación de necesidades y vulnerabilidades que hacen necesarios el Plan Estratégico de Inclusión y de Familia e infancia para poder dar respuesta” a las mismas.

Uso de los Servicios Sociales. Los Servicios Sociales de Base tienen un papel relevante en la ayuda a este segmento de la población. Un 18,1% de los hogares con bajos ingresos han acudido a los Servicios Sociales en el último año a la elaboración de la encuesta. Y en alguna ocasión anterior, hasta el 21,1% de los hogares (12.334) han visitado a estos servicios o entidades sociales. La mayoría, el 67,5%, lo hace para la tramitación de prestaciones sociales. Un 38,8% de estos hogares acuden a las distintas entidades sociales en busca de información y asesoramiento.

Privaciones. Las circunstancias laborales en particular y los bajos ingresos en general provocan que un 58,4% de estos hogares no pueda permitirse una semana de vacaciones al año;un 49,8% de los casos no pueda afrontar un gasto imprevisto;un 15,2% no pueda mantener la vivienda con una temperatura adecuada en invierno y el 16,9% tenga muchas dificultades para llegar a final de mes.

Últimas Noticias Multimedia