HELVETIA-FÜSCHE (19.00H)

Todos quieren jugar

fase de grupos | la plantilla del helvetia espera motivada y con ilusión la visita del poderoso füchse de berlín, un rival de altura (19.00 h)

Beatriz Equísoain Iraizoz | Iñaki Porto - Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Xabi Etxeberria en un partido anterior.

Xabi Etxeberria en un partido anterior. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Xabi Etxeberria en un partido anterior.

“Si no creemos que es posible ganar al Füchse, a pesar de su plantilla, no vale de nada jugar el partido” “Es importante ver el pabellón lleno. Para los jugadores y de cara a la imagen de Anaitasuna en Europa” “Espero que Anaitasuna esté a tope, porque no se sabe cuándo volveremos a jugar contra un rival así” “Hace unos años era impensable para mí ver a un equipo así en la Catedral. Es una ilusión que se hace realidad”

PAMPLONA- En la carrera de todo deportista hay momentos inolvidables. Cada uno tiene su historia personal, su camino recorrido y esto hace que los recuerdos, esos que guardará en su memoria para siempre, sean muy particulares. Sin embargo, cuando el deportista pertenece a un equipo, a un grupo, a un mismo vestuario, seguramente muchos de estos recuerdos sean compartidos.

Esta tarde, en la Catedral de Pamplona (19.00 horas), se vivirá una de esas grandes citas que permanecerán en la retina colectiva del balonmano navarro y de un club en concreto. El Helvetia Anaitasuna, que tras mucho esfuerzo y trabajo se ha hecho un hueco en la Copa EHF, recibe a un rival de renombre: el Füchse de Berlín. Uno de los mejores equipos de Europa, que juega en la potente Bundesliga alemana y que presume de una plantilla plagada de internacionales. Es, sin duda, el gran contrincante a batir del Grupo B en el que juega Anaitasuna, sin desmerecer a otro de los fuertes, el Saint-Raphael de Francia, ni tampoco al Lugi de Suecia.

El potencial del Füchse, su historia y la calidad de sus componentes hacen que nadie en el Helvetia quiera perderse el encuentro de hoy. Todos quieren jugar ante los alemanes, aportar su granito de arena. El partido lo merece, sobre todo porque el conjunto navarro necesita amarrar los puntos en casa -ya ganó al Lugi en la primera jornada (34-32)-, pero perdió en su visita a Francia (36-27). Ganar está muy caro y más si es a domicilio.

La plantilla del Helvetia no ha tenido mucho tiempo de preparar este enfrentamiento tras el choque liguero del miércoles contra el Puerto Sagunto, pero es un partido que ya les viene rondando por la cabeza desde hace tiempo. Desde el mismo momento, casi, en el que se sortearon los rivales en esta fase de grupos. “Me hizo ilusión, porque Berlín es una de las pistas más importantes de la elite del balonmano”, explica el capitán de Anaitasuna, Miguel Goñi. El extremo navarro, ligado toda la vida al club, reconoce que el de esta tarde “es un partido importante para la historia de Anaitasuna”. “Es una gran experiencia para nosotros. No suele tocarnos jugar contra equipos de tanto nivel como el Füchse”, explica. Goñi, no obstante, hubiese preferido tener al rival berlinés en otra eliminatoria, como los cuartos de final, ya que “eso significaría estar en esa ronda”, aunque admite “que no está nada mal, a pesar de ser en la fase de grupos”.

confianzaUno de sus cometidos de capitán, como en todos los encuentros, será arengar a su compañeros antes del juego. Ahora bien, todavía no tiene claro qué les dirá. “Hay partidos en los que es necesario poner un poco más de cuidado en las palabras que se dicen, ya que a veces los jugadores, inconscientemente, no ponemos toda la motivación contra el rival que tenemos delante. Pero, en este caso, no va a ser así. Muy poco hay que decir”, asegura.

Uno de los factores extra de motivación será, sin duda, ver una Catedral a rebosar, como así ha sido en las grandes citas europeas. “Es importante ver el pabellón lleno. Para nosotros, como jugadores, y de cara a la imagen que se pueda trasladar de Anaitasuna y del balonmano español a Europa”, destaca.

El factor público es uno de los puntos que más pone en relieve la plantilla navarra. Necesitan el aliento, la fuerza de la grada, porque la empresa no es nada fácil. “Creo que son oportunidades que no se pueden perder. Además, la diferencia es abismal si se tiene un pabellón lleno o medio vacío”, constata en este caso el segundo capitán del Helvetia, Carlos Chocarro.

Pamplona está siendo punto de encuentro para los grandes equipos europeos, algo que subraya el extremo lerinés, quien advierte de la “repercusión que puede tener este partido y su resultado”. “Las opciones que tenemos de estar enganchados al grupo y de pelear hasta el final pasan por intentar sacar lo de casa. Contra el Lugi ya cumplimos y sabemos que ahora será muy complicado, pero llegamos con los mismos puntos que el Füchse y es un partido importante”, incide.

Al igual que Miguel Goñi, Chocarro es uno de los alma mater de Anaitasuna. Ha jugado con el equipo en categorías inferiores, ha atravesado por sus momentos agridulces y, ahora, le toca vivir “un sueño” que hace años era inimaginable. “Hace años, para mí, era impensable que por Anaitasuna pudiera pasar todo un Füchse de Berlín. Era imposible. Seguro que dentro de unos años lo valoraremos incluso más. Ahora, es una ilusión que se hace realidad”, asegura el jugador navarro, quien atraviesa uno de sus mejores momentos sobre la pista.

Su compañero en el extremo, aunque en este caso derecho, Xabi Etxeberria, también pone en valor la reflexión de Chocarro. “Estamos ante un reto bonito. No sabemos cuándo volveremos a jugar contra un rival así, con jugadores de muchísima calidad”, destaca. Para Etxeberria, el choque de esta tarde ante los alemanes “es especial”, si bien reconoce que “anímicamente llegamos un poco cansados”. Pese a todo, es consciente de que “en casa no se puede escapar ningún punto en esta fase de grupos. Tenemos que pelearlo todo”, aunque enfrente esté todo un Füchse, que “en la Bundesliga está arriba y que el año que viene querrá jugar en la Champions”.

Aun con todas estas credenciales por delante, con la plantilla que atesora el equipo entrenado por Velimir Petkovic, y con la etiqueta de favorito a sus espaldas, la plantilla del Helvetia no pierde la esperanza de sorprenderle sobre la pista. El portero Henrik Nordlander l constata. “Si no creemos que es posible ganar al Füchse de Berlín, incluso con los jugadores que tiene, no vale de nada jugar el partido”, sostiene.

El cancerbero sueco resalta precisamente este aspecto, “la amplia plantilla” del conjunto alemán, que le permite disponer de “muchos jugadores, muy buenos además, en cada puesto”. Un aspecto que intentarán contrarrestar con las ganas y la motivación sobre la pista. “Es un encuentro muy difícil, sí, contra uno de los mejores equipos y encima de la mejor Liga del mundo. Pero es un encuentro muy guay, de los que gusta jugar. Saldremos motivados”, concluye.

Últimas Noticias Multimedia