Los conservadores encumbran a trump

Los republicanos coronan al actual presidente como el líder que les guiará en las elecciones legislativas de este año

La defensa a portar armas se convierte en uno de los pilares de su discurso

Javier Pachón Bocanegra - Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

National Harbor- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, provocó ayer el éxtasis entre el público de la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), la llamada Super Bowl de los republicanos del país, que lo coronó como el líder que les guiará en las elecciones legislativas de este año.

El evento era una de las grandes oportunidades de Trump para arengar a su electorado conservador de cara a los comicios y el mandatario no la desaprovechó, apelando desde el primer momento a la necesidad de movilización entre sus filas. “Para 2018 necesitamos que vuestro entusiasmo se mantenga. Ahora estáis felices y conformes, pero no os conforméis;si entran (los demócratas en el Congreso) revocarán vuestra Justicia, la Segunda Enmienda (...), el recorte impositivo”, auguró el magnate.

En este sentido, Trump incidió, durante un discurso en el que se salió de su guión al considerarlo “aburrido”, en que los republicanos nunca darán marcha atrás y que su partido “mantendrá todos” estos aspectos.

Precisamente, la defensa del derecho a portar armas -recogido en la Segunda Enmienda de la Constitución- se convirtió en uno de los pilares del discurso, que se produjo apenas días después del ataque en un colegio de Parkland, en Florida, en el que 17 personas fueron asesinadas.

Trump volvió a proponer que el “10 ó 20%” de los profesores del país estén armados para que puedan “responder” ante potenciales tiroteos en los colegios y se comprometió a hacer “todo lo necesario” para lograr que los centros sean seguros.

Según él, si esta medida hubiera existido durante la masacre de Florida, ejecutada por un joven de 19 años, “un profesor le habría llenado de tiros antes de que pudiera reaccionar”, argumentó. “Hay gente, que es buena gente, que se opone a ello. No les gusta la idea de que los profesores lo hagan”, afirmó Trump, quien volvió a alabar a los miembros de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), a los que calificó de “verdaderos patriotas”.

Otra de las bases de la intervención fue la política migratoria y sus ataques a los demócratas, a los que acusó de haber “abandonado totalmente” la negociación para lograr una solución para las personas acogidas al programa de Acción Diferida (DACA) y dijo que ve “muy posible” que no se alcance un acuerdo por su culpa. DACA es el programa, aprobado bajo el gobierno de Barack Obama en 2012 y cancelado en septiembre por Trump, que protege a los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños y que amparaba a 690.000 personas cuando fue eliminado.

En este sentido, expresó que los republicanos sí que quieren encontrar una solución y reclamó a quienes así lo deseen que voten por su partido en los comicios de noviembre: “Más vale que elijáis a más republicanos, o nunca pasará”.

Los éxitos económicos, la reforma fiscal, las políticas migratorias o el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel en su primer año en la Casa Blanca han terminado de convencer a parte de los indecisos entre el público conservador que acude a la CPAC, el mismo que hace dos años prefirió a los senadores Ted Cruz o Marco Rubio como presidenciables republicanos.

El magnate acudió a la cita por segundo año consecutivo tras ser elegido mandatario del país y después de haber reconocido en la pasada edición que si no asistió en 2016 fue porque pensaba que sería “demasiado controvertido”.

Al encuentro acuden grandes figuras del conservadurismo y la ultraderecha estadounidense de la esfera mediática y política. CPAC es considerada, desde su arranque en 1974, el gran evento anual del conservadurismo del país.

Últimas Noticias Multimedia