En el Museo Gargallo

La armonía plástica de Koldo Sebastián, en el Museo Gargallo

El espacio de Zaragoza exhibe hasta final de junio obra inédita del proyecto ‘Calignometrías’

Paula Etxeberria Mikel Goñi - Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Las creaciones del navarro transforman las salas en espacios solemnes.Las creaciones del navarro transforman las salas en espacios solemnes.

Las creaciones del navarro transforman las salas en espacios solemnes. (DNN)

Galería Noticia

Las creaciones del navarro transforman las salas en espacios solemnes.Las creaciones del navarro transforman las salas en espacios solemnes.

“Colocar tus tripas junto a las de un artista como Gargallo siempre es un honor”

Pamplona- Más de una década de trabajo lleva inmerso Koldo Sebastián (Pamplona, 1961) en su proyecto Calignometrías. Más de una década de autoconocimiento vital a través de una creación plástica que tiene tanto de viva como de intemporal, tanto de espiritual como de material, tanto de diálogo con la naturaleza como de proporción matemática.

Ahora, el artista navarro presenta una extensa obra inédita -integrada por ocho piezas pictóricas que pueden funcionar como unidades, dípticos o trípticos;doce piezas volumétricas y siete fotografías- en torno a esta serie en el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza, en una exposición de largo recorrido -durará cuatro meses- en la que el arte de Sebastián se funde con el espacio -tres salas- en una armonía que cautiva al visitante. Es la primera vez que el artista pamplonés expone en este museo, en el que siente que su proyecto ha sido “muy bien acogido y entendido”. “Además, colocar tus tripas junto a las de un artista como Pablo Gargallo siempre es un honor”, apunta Koldo Sebastián.

Calignometrías significa la medida del ángulo perfecto, un acrónimo que sintetiza en sí mismo el contenido de la serie formado por tres palabras griegas: cali (belleza o perfección) / gnom (ángulo de 90º) / metría (medida). Desde el año 2013 había estado “hibernando” el proyecto, “y retomarlo ha sido muy grato. Ha sido como recuperar un juguete que tenía ahí almacenado y con el que he vuelto a jugar con muchísimo placer”, asegura el artista aludiendo al trabajo de reformulación y revisión realizado para esta exposición, inaugurada el pasado jueves, en torno a esta serie cuyo valor constructivo reside en las infinitas posibilidades combinatorias que surgen de un “sencillo planteamiento” en base a los conceptos de plano, línea, punto y volumen.

“El principal reto ha sido en este caso adecuar a los espacios del museo el contenido de Calignometrías. Fundamentalmente, en la Sala 1 es donde he podido hacer un planteamiento más revisionista, porque he utilizado todo lo que surge de la descomposición del cubo para hacer presentaciones que hasta ahora nunca había hecho, utilizando simplemente tres piezas para siete unidades concretas que he preparado expresamente para esta exposición, todas ellas derivadas de la descomposición del cubo, que es el último tramo de la serie Calignometrías”, explica el autor sobre esta parte de la muestra, que es de la que se siente “más orgulloso”. “Quizá porque es la parte en la que he tenido que sondear con más profundidad qué cuestiones quería recuperar. Y el resultado me ha dejado muy satisfecho, con una presentación que he conseguido que sea muy de mi gusto, haciendo un guiño a la filosofía oriental y japonesa en particular que tanto me interesa”. En dicha sala, el artista navarro ha utilizado “una especie de hornacina” para hacer su particular homenaje al Museo Gargallo y a una pieza en concreto de Pablo Gargallo: Insignificante.

Las otras dos salas expositivas recorren el planteamiento tanto bidimensional como tridimensional que conlleva la descomposición del cuadrado. “Digamos que el recorrido cronológico es inverso al que ha seguido la serie: se empieza por la parte final y se concluye en la génesis de toda la serie Calignometrías, que es la descomposición del cuadrado en sus dos mitades y en su cuarta parte”, detalla Koldo Sebastián.


tonalidades del cabo de creus En el origen del proyecto hay una vinculación especial con un paisaje concreto: el del Cabo de Creus, donde desde hace dos décadas, cada mes de julio Koldo Sebastián se reencuentra consigo mismo. “Todo el tema cromático de la serie se basa en las tonalidades fundamentalmente recogidas en tres colores: el gris pizarro, el sombra natural y el blanco zinc, que representan la tonalidad geológica del Cabo de Creus, mi referente paisajístico”, dice. Un paraje que para él simboliza “la paz interior. Es el lugar del planeta en el que mejor me siento siempre”, asegura el artista. Y eso, desde un punto de vista sensorial, lo traslada a la serie.

Pero el sensorial no es el único contenido de Calignometrías. Están también el contenido racional, muy explícito en la obra, inspirado en todo lo que tiene que ver con la medida, el número, la proporción, la matemática, la geometría;y la parte espiritual, más trascendente, siempre muy presente en el trabajo de este creador, cuyas obras “inciden con una capacidad extraordinaria en el espacio que las acoge, transformándolo, determinándolo, configurando en torno a ellas un ambiente solemne dominado por la serenidad y el silencio”, destaca Raquel Medina de Vargas en el catálogo de la exposición, en el que apunta que “el discurso plástico de Koldo Sebastián evoca desde una poética intemporal el carácter mítico y ancestral de la naturaleza y sus leyes. Logra conferir magistralmente a sus obras una tensión intrínseca, un equilibrio entre fuerzas opuestas en permanente dialéctica que conviven y se complementan generando una armonía inmanente que alude a la trascendencia”.

La exposición, bajo el título Calignometrías. La tensión del equilibrio y que se acompañará de un potente programa didáctico que ya está empezando a desarrollarse con centros educativos y otros colectivos sociales, puede visitarse en el Museo Pablo Gargallo de Zaragoza (plaza de San Felipe, 3) hasta el 24 de junio, de martes a sábado en horario de 10 a 14 y de 17 a 21 horas;y domingos y festivos de 10 a 14.30 horas (lunes, cerrado).