Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

La que se avecina

Por Félix Monreal - Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

O las órdenes no eran acordes o los jugadores no entendieron al entrenador...

O las órdenes no eran acordes o los jugadores no entendieron al entrenador... (Foto: Agencia LOF)

Galería Noticia

O las órdenes no eran acordes o los jugadores no entendieron al entrenador...

Fue Oier quien, oficiando de capitán ante la prensa, presagió antes del partido con el Reus que para Osasuna “se avecina un trayecto apasionante”. Venía el equipo de sumar tres puntos anestésicos en Almería y el regreso a la zona de play offpodía suponer un efecto trampolín para ir marcando posiciones y fijando objetivos. “Las cosas pueden cambiar mucho en poco tiempo”, acompañaba el defensa lleno de buenas intenciones. Hoy, la que se avecina es una semana cargada de tensión que no va a poder relajar ni las maniobras orquestales en la oscuridad de Fran Canal. El estado de decepción del osasunismo tras la derrota en El Molinón no se aplaca con unas pancartas o con el anuncio de un patrocinador (la gestión más larga de la historia...);la falta de respuestas prácticas por parte del entrenador le colocan en la cuerda floja, con una bola de partido en su contra ante el Cádiz;además, el mismo sábado, unas horas antes, plantear a la asamblea de compromisarios la recompra y reforma del estadio puede tener un efecto boomerang para la directiva si el socio de lo que pide cuentas es de la gestión deportiva, de sus responsables y de quienes han provocado esta desnaturalización de Osasuna, escenificada ayer con toda su crudeza. Lo que preocupa hoy no es la recuperación del patrimonio o los ingresos atípicos;lo que preocupa es esa caída en desgracia de Osasuna, su paupérrima puesta en escena, esa desorganización final que es la mejor muestra de cómo está manejando Diego Martínez el equipo. Próximo ya ese sábado que asoma como una encrucijada para el futuro del osasunismo, habrá que discernir qué es lo más importante: fijar cuál es el objetivo (como club) de este viaje o elegir en qué vehículo (estadio) hacemos ese trayecto. Yo no tengo ninguna duda de qué es lo primero.

“Me minas la moral”.- Es una de las frases más populares de la serie La que se avecina. “Enrique, me minas la moral”, le reprocha el pescadero Antonio Recio a su vecino concejal. El mismo exabrupto vale para las decisiones del entrenador rojillo: “Diego, me minas la moral”. Un planteamiento a base de pelotazos, insostenible estéticamente y también tácticamente porque nadie llega a la segunda jugada. Un recital de balones largos que degeneró en pases al rival. Pero la anarquía llegó en el segundo tiempo;los cambios fueron un disparate, tuvo diez minutos a Barja en el campo fuera de posición y del partido, seguimos sin saber qué puede aportar Róber Ibáñez y el fichaje estrella del invierno, el de los dos millones de euros si Osasuna sube (Lasso), no compareció. Volviendo a la popular serie: “Otro éxito de la administración Martínez...”.

El sótano del fracaso.- El Sporting hizo en cuatro minutos lo que el Reus intentó sin puntería en noventa: atacar la espalda de los laterales, en este caso de un Lillo que bailó al son de Jony y de los pitos de la grada. Luego, Aridane se limita a contemplar el balón en el primer palo en el inicio de una de su peores actuaciones con Osasuna: lento, descolocado y víctima de la velocidad en el uno contra uno de los delanteros. Lo que Diego Martínez ha hecho con Unai García es la muestra de por dónde van quienes deciden en Osasuna. En fin, a esto hemos llegado. La que se avecina esta semana no va a ser cosa mediana. Retomando los diálogos entre Recio y Enrique, hoy es buen día para recordarles a los artífices de este proyecto (Sabalza, Canal, Braulio y Diego Martínez) que “en el sótano de tu fracaso hay una planta más”.

Últimas Noticias Multimedia