Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Tindaya e Inval niegan haber actuado por encargo del redactor del proyecto

Las exrepresentantes de las ingenierías que concurrieron a la adjudicación lo hicieron “a título informativo” y aproximado

Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- Mucho tiene que cambiar el argumento de esta película para que termine despejándose una de las subtramas que, si bien ha pasado casi desapercibida entre la maraña empresarial y administrativa del caso, no deja de ser crucial: el proceso por el que el Ayuntamiento de Ultzama adjudicó los trabajos de anteproyecto, proyecto y obra civil de la planta de biogás. Es algo que ya denunció Comptos en su informe de abril de 2017, cuando advirtió de que se trataba de un proceso inicialmente “irregular” al que un año después se trató de dar “cobertura formal”.

El órgano fiscalizador lo deja bien claro en su informe: el anteproyecto y proyecto inicial tienen fecha de 2007, y es un año después, en marzo y abril de 2008, cuando se producen las adjudicaciones de esos trabajos, que ya llevaban un año hechos. Se recurrió entonces a un procedimiento negociado en el que se presentaron tres empresas de ingeniería. Dos de ellas (Tindaya e Inval) concurrieron superando el precio máximo de la oferta, por lo que la adjudicación recayó en el despacho restante, Aierdi Ingenieros, que era el mismo que un año antes había hecho los trabajos. Este proceso, bastante enrevesado, llevó a pensar a varios parlamentarios que podía tratarse de un “paripé”, como definió ayer Adolfo Araiz (EH Bildu).

“se estaba moviendo algo”Jose Mari Mariñelarena, representante de Aierdi Ingenieros, se escudó la semana pasada en que toda la cuestión administrativa dependía del Ayuntamiento de Ultzama, y no de ellos, que siempre apoyaron sus trabajos en “ofertas”, y admitió no recordar si fue objeto de conversación con el Consistorio que la adjudicación sobre unos trabajos ya hechos le llegase un año después. Ayer, las dos exrepresentantes de Tindaya e Inval tampoco pudieron aclarar mucho más. Raquel de la Fuente y Marta Santos negaron, eso sí, haber actuado motivadas por encargo de Aierdi Ingenieros. Dijeron que presentaron las ofertas casi por probar, y que en ningún momento conocieron ningún pliego, ni ningún precio máximo, ni nada por el estilo.

Aseguraron que la oferta era aproximada, tras haber conocido de oidas que se estaba moviendo algo en Ultzama. Raquel de la Fuente, de Tindaya, aseguró incluso no conocer la existencia de Aierdi Ingenieros hasta “ahora”, y precisó que conocieron el proyecto de la planta a través de Marta Santos, de Inval. Esta, a su vez, dijo que hizo llegar al Ayuntamiento su oferta y la de Tindaya a través de Aierdi, pero “a título informativo”, sin ser conscientes de que se estaba participando en ningún concurso. Santos, por último, no entró a juzgar si Aierdi pudo “utilizar” el nombre de las dos ingenierías para su beneficio, y consideró que las habría utilizado “para contraste” con el Ayuntamiento. - A.I.R.

Últimas Noticias Multimedia