cartas al director

La CAN, la Susanita y sus palmeros . Comercios vivos

Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Analizando la desaparición de Caja Navarra, todo conduce a un complot político-financiero para que ocurriera y restar así confianza al autogobierno, entregándola a un banco que cotiza en el Ibex 35, índice que a la vez marca el ritmo de la economía estatal.

La fusión con otras cajas de solvencia más que dudosa dio paso a ese bodrio al que pusieron el renombre de Banca Cívica (casi nada lo del ojo), donde no faltaba más que Diego Corrientes;fue bastante sospechoso todo desde el principio.

Las cajas de la Comunidad Autónoma Vasca son todas solventes, les propusieron colaboración ante lo que se veía venir, pero ni caso (con los vascos ni sal). Y, como estaba previsto en el guion hecho a medida de necios y presuntuosos, nuestra querida Caja de Ahorros de Navarra pasó a llamarse un buen día CaixaBank, con su Obra Social y no sé qué y no sé cuántos.

Pero todos no fueron necios. Si no, ¿cómo se explica la auditoría del Banco de España que señala el trasvase de 50 millones de euros de Caja Navarra al Club Atlético Osasuna? Es una suma considerable para pasarla por alto y el Banco de España cuenta además con excelentes censores que conocen muy bien su oficio.

La recentralización ante el caos en el que nos han metido tras el rescate bancario es una seria amenaza tanto para el Concierto Vasco como para el autogobierno foral. La presidenta del Gobierno de Andalucía (último reducto del PSOE), acompañada de sus palmeros que dicen llamarse ciudadanos, no los ponen muy claro. No importa que ignoren cuanto dicen. Su misión es aplicar el dictado, y esto va a ir a más. La recentralización es ya un hecho y ante esta amenaza no sirve ni la Constitución ni tampoco su Tribunal;la experiencia habla por sí sola.

La Corte Internacional de Justicia de La Haya nos espera, y cuanto antes prestemos testimonios en defensa de nuestros derechos de pueblo libre, mejor. Y si persisten en su recentralización, habrá que pedir su amparo para acogernos al derecho a decidir como pueblo soberano.

Francisco Jabier Martinez Laplaza

El cierre previsto de varios comercios en Estella-Lizarra es tema de conversación en las últimas semanas en nuestra ciudad, a la que las luces y movimiento de los establecimientos abiertos dan vida y animación. Esperemos que sigamos avanzando en este tema y que se frene en la medida de lo posible el cierre de locales, con lo que esto conlleva. E incluso que se puedan abrir otros nuevos. Estella, sus calles, su vida del día a día, no son lo mismo sin el aliciente que le da el comercio. El trabajo tiene que venir por parte de todos, entre muchos pocos podemos hacer mucho. Así lo esperamos.

Paco

Últimas Noticias Multimedia