Un derbi decisivo en Merkatondoa

El Izarra recibe mañana a la Peña Sport con tres puntos cruciales en juego en la lucha de permanencia (17.00 horas)

r.usúa - Sábado, 24 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Javi Briñol, intentando zafarse de dos rivales en el partido de hace dos semanas ante el líder, el Sporting de Gijón B.

Javi Briñol, intentando zafarse de dos rivales en el partido de hace dos semanas ante el líder, el Sporting de Gijón B.

Galería Noticia

Javi Briñol, intentando zafarse de dos rivales en el partido de hace dos semanas ante el líder, el Sporting de Gijón B.

estella-lizarra. El Izarra afronta mañana, a partir de las 17.00 horas en Merkatondoa, uno de los encuentros más importantes de los doce que le restan para concluir la temporada. Enfrente estará la Peña Sport de Tafalla, un equipo que cada jornada que pasa tiene más complicada la permanencia arrastrando un inicio de temporada muy malo y que viene, además, de sufrir un durísimo varapalo en casa ante el Leioa (1-5).

Tampoco los de Estella están en una posición del todo cómoda en la tabla, aunque es verdad que el margen sobre la promoción se mantiene en cuatro puntos (24 tiene el CD Vitoria), y que son seis los que le separan del descenso directo (lo marca el Lealtad) tras haber superado uno de los tramos más complicados de la temporada. Y es que, han tenido que medirse de forma consecutiva a los tres equipos de arriba: Mirandés, Sporting de Gijón B y Racing de Santander.

Los de Fredi Álvarez perdieron los dos partidos a domicilio por la mínima (4-3 en Miranda de Ebro y 1-0 en Santander), ganando al líder, el conjunto asturiano, en Merkatondoa (1-0). Ahora le toca disputar dos partidos consecutivos en casa (mañana y el próximo domingo) ante rivales que comparten objetivo con el Izarra: la permanencia otro año en 2ª B.

0-1 en la idaComo buen derbi, el partido de mañana en Merkatondoa tiene todos los ingredientes para no perdérselo. Y es que, al césped saltarán dos equipos que se conocen muy bien y que están teniendo bastantes problemas para no recibir goles. Los de Estella han encajado ya 40 tantos (1,53 por partido), mientras que los tafalleses suman 48 en contra (1,84 por partido).

En la otra portería el Izarra también supera sobre el papel a la Peña con 25 goles anotados (casi uno por partido) frente a los de 20 del rival (0,76). Pero eso son solo estadísticas y la Peña es un rival muy duro de batir. En la ida, por ejemplo, el duelo se decidió por un solo gol, anotado para los de Estella por Arnau Tobella en la segunda parte. Fue un partido, por cierto, que le tocó dirigir desde el banquillo a Sergio Galán tras el cese de Diego Prendes y antes de la incorporación del técnico riojano Nacho Martín.

Por sensaciones y resultados, da la impresión de que los locales también llegan mejor a este partido marcado en el calendario desde hace meses. De los últimos seis encuentros, el Izarra ha ganado dos (ambos en casa, ante Real Unión y Sporting B), ha empatado en Getxo (1-1) y ha perdido otros tres (en casa ante el Gernika por 0-1, así como en Miranda y Santander). Es decir, ha sumado 7 puntos sobre 18.

La Peña, por su parte, no gana desde hace ya diez jornadas y casi tres meses (0-1 en Tudela), acumulando desde entonces seis empates y tres derrotas. Pobres números para un equipo al que el inicio de campaña le está pasando factura y que está ya a once puntos del Izarra (y de la salvación), y a siete de la promoción.

7 partidos en casaA los de Estella les quedan doce partidos por delante (36 puntos), pero tiene la ventaja de que siete de ellos se van a disputar en casa, en Merkatondoa, donde el Izarra tiene claro que debe ser fuerte para conseguir la permanencia en la categoría. Tiene que medirse como local a Peña Sport, Leioa, CD Vitoria, Amorebieta, Caudal, Osasuna Promesas y UD Logroñés, es decir, casi todos ellos equipos que luchan por la salvación. A domicilio, por su parte, tiene que rendir visita a: Bilbao Athletic, Barakaldo, Burgos, Lealtad y Tudelano, equipos con más aspiraciones, salvo en el caso del equipo asturiano, que también está peleando por no bajar.