La mayor parte tendrá como objetivo ayudar a proyectos de I+D e industriales

Navarra destinará este año 3,1 millones a impulsar el despegue del coche eléctrico



Juan Ángel Monreal - Domingo, 25 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un coche eléctrico en pleno proceso de carga en la ciudad.

Un coche eléctrico en pleno proceso de carga en la ciudad. (JAVIER COLMENERO)

Galería Noticia

Un coche eléctrico en pleno proceso de carga en la ciudad.

“Los clientes preguntan por los coches eléctricos y se quedan con los híbridos enchufables ”

pamplona- Todavía son una rareza en las carreteras, pero los coches eléctricos, el impulso asu adquisición y a los proyectos industriales que se desarrollan a su alrededor, recibirán en Navarra una ayuda pública de al menos 3,1 millones de euros solo en este ejercicio. La mayor parte tendrá que ver con la subvención a proyectos de I+D, pero habrá también existen apoyos fiscales a la compra de un tipo de coches cuyo volumen de ventas se duplicó en 2017.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico, apenas 110 coches completamente eléctricos han sido matriculados en Navarra. Y una parte importante son automatriculaciones de los propios concesionarios, advierten desde el sector, expectante ante la llegada en 2018 de nuevos modelos llamados a ir adquiriendo poco a poco una mayor cuota en las ventas. El año pasado apenas se matricularon 47 turismos y todoterrenos 100% eléctricos, menos del 0,5% del total. Pese a que el crecimiento alcanza el 60% anual y la cantidad total se ha triplicado desde 2014, los niveles totales son tan bajos que los estudios de movilidad eléctrica que se publican habitualmente tienen en cuenta también a los vehículos híbridos. En 2017, con más de 450 matriculaciones, supusieron en torno al 4,5% del total vendido.

De este modo, Navarra se sitúa como la novena comunidad en la que mayor peso tiene la movilidad limpia, englobando dentro de este apartado la flota de coches híbridos, que combinan un motor de combustión con unas baterías que les permiten circular en entornos urbanos. Los 23.681 coches híbridos y eléctricos suponen a comienzos del año 2018 apenas el 7,16% del total, muy por detrás de Baleares (15,085) o incluso Catalunya y la Comunidad Autónoma Vasca, donde se llega al 12,5% de la flota de turismos total. Las dos Castillas, Madrid y Extremadura, por el contrario, son las comunidades en las que el peso de los motores de combustión se acerca o incluso supera el 95%.

España, con una potente industria de la automoción volcada todavía en los coches de combustión, se encuentra lejos de figurar entre los países que más ha apoyado el desarrollo de los coches eléctricos. El Plan Movalt, dotado con 20 millones de euros agotados en apenas un día, no deja de ser un plan hasta cierto punto coyuntural. “Si lo que se pretende es mejorar la calidad del aire en las ciudades, algo en lo que influyen otros muchos factores, es necesaria una estrategia más global y avanzar desde el punto de vista normativo”, explican desde la patronal de concesionarios Faconauto. En Noruega, por ejemplo, los coches eléctricos no pagan IVA y en Francia en Alemania lo planes se extienden durante todo el año, con lo que el impulso es sostenido. Los resultados se ven a simple vista: con apenas 5,2 millones de habitantes, en el país nórdico, poseedor de abundantes reservas de petróleo, se venden diez veces más coches eléctricos.

Al margen de las ayudas directas que recibe el consumidor desde el Estado y desde las marcas (unos 5.500 euros), el Gobierno de Navarra ha decidido reforzar la apuesta por el coche eléctrico y el híbrido mediante deducciones fiscales: un 30% en IRPF o Sociedades -según compre una persona física o una mercantil- para el caso de los eléctricos puros y de un 5% para el caso de los híbridos. A este apoyo hay que unir las deducciones (15% del total) a la inversión hecha para la instalaciones de postes de recarga, que se incrementa hasta un 20% si la potencia de carga es mayor.

“Electrificar Europa para tener una red de cargadores completa va a costar 25 años”, explica Carlos Sagüés, presidente de los concesionarios y talleres de reparación de Navarra, el sector que se encuentra en contacto diario con el consumidor. “El coche eléctrico va a llegar, pero va lento”, continúa Sagüés, quien recuerda que no será hasta 2025, según los estudios, cuanto el 30% de los coches que se vendan sean eléctricos y que a día de hoy el cliente “pregunta por el eléctrico, pero se queda en el híbrido enchufable”, a su juicio el tipo de motorización con un mayor futuro inmediato. A su juicio, dos factores retrasan el despegue de la tecnología eléctrica: el precio de unos coches que siguen siendo sustancialmente más caros inicialmente que los convencionales (el Nissan Leaf, el más vendido, ronda los 30.000 euros);y los tiempos de recarga. “Estamos hablando de dos horas para disponer de una autonomía de 100 kilómetros”, dice Sagüés.

Como quiera que Navarra apenas cuenta con siete puntos de recarga rápida, la ausencia de red supone quizá la dificultad esencial para disponer de un eléctrico. Sobre todo porque, si bien el precio inicial del coche eléctrico es más caro, sus gastos son mucho menores y la tendencia a reducirse los costes parece firme. Desde Aedive, asociación por el desarrollo del coche eléctrico, se cree que incluso la paridad de precios podría alcanzarse en no más de dos o tres años.

“Estamos hablando de que el coste de repostar es un 90% más barato que en un motor diésel o de gasolinera y vamos hacia un coste cero. Lo más probable es que grandes centros comerciales, por ejemplo, ofrezca repostar gratis a cambio de tus datos y que hagas la compra allí”, dice Sagüés., quien recuerda la otra gran ventaja de los coches eléctricos: se rompen menos. “A los talleres nos irá bajando poco a poco el trabajo, pero hay un parque de 22 millones de vehículos”, recuerda.

las cifras

48

puntos de recarga. En la actualidad Navarra cuenta, según Electromaps, con 48 puntos de recarga para vehículos eléctricos entre puntos públicos, privados y aquellos que están reservados para clientes de comercios. Pamplona se ha fijado como objetivo instalar 40 en los próximos tres años mediante el proyecto europeo Stardust.


0,89

euros, 100 kilómetros

Cargar un coche eléctrico es sensiblemente más barato. Por 0,89 euros, si se carga de noche y 1,55 si se hace de día es posible tener autonomía para 100 kilómetros.


149.086

eléctricos en europa. Durante el año pasado se registraron en Europa 149.086 matriculaciones de coches 100% eléctricos lo que representa una cuota de mercado del 0,9% frente al 0,6% de 2016. A pesar de su pequeño tamaño, Noruega en. En total 33.791 registros y un incremento del 35,9% respecto a 2016. Francia, con 30.291 matriculaciones, se sitúa en segundo lugar y crece un 13,2%. Alemania duplica las ventas de 2016 con 28.493 unidades. Junto a Reino Unido y Holanda, los cinco países suman el 70% de las ventas. En España, las ventas se quedaron en 3.920.

600

euros, enchufe carga. El coste de instalar un enchufe de carga de en el garaje de casa ronda los 600 euros, si bien es posible desgravar un 15%