Ivanka Trump practica la “diplomacia olímpica”

La hija y asesora de Trump sigue con su visita por Corea del Sur tras las sanciones sobre al Norte

Domingo, 25 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Washington- Ivanka Trump continuó ayer con su visita de “diplomacia olímpica” a los juegos invernales de PyeongChang, después de que Estados Unidos aprobara nuevas sanciones sobre Corea de Norte y endureciera su discurso contra el régimen en pleno deshielo intercoreano. La hija y asesora del presidente estadounidense Donald Trump, quien encabeza la delegación de este país para el tramo final de los JJOO, asistió ayer a varios eventos deportivos en la jornada previa a la clausura del evento, en la que volverán a coincidir las comitivas enviadas por Estados Unidos y por Pyongyang.

“Si las nuevas medidas contra Kim Jong-un no funcionan, iré a la fase 2. Puede ser muy duro”

Donald Trump

Presidente de EEUU

Ivanka llegó el viernes a Corea del Sur y ese mismo día asistió a una cena con el presidente surcoreano, Moon Jae-in, en la que salieron a relucir de nuevo las divergencias entre Seúl y Washington a la hora de afrontar el problema norcoreano.

Seúl ve en la visita de la hija de Trump una oportunidad para mejorar la disposición de Washington ante su estrategia de “deshielo olímpico”, y en este sentido Moon se esforzó por subrayar que los dos aliados comparten el objetivo común de lograr de forma pacífica la desnuclearización de la península de Corea. El Ejecutivo surcoreano ha valorado de forma positiva las nuevas sanciones aprobadas en la víspera por la Casa Blanca contra Corea del Norte, y anunciadas mientras Ivanka se encontraba en el país asiático.

Estas medias punitivas unilaterales han sido calificadas por Washington como el “mayor conjunto” de sanciones económicas contra el régimen y se centran en 27 compañías navieras y 28 buques que comercian con el país asiático. El ocupante del Despacho Oval afirmó en unas declaraciones que si las nuevas medidas contra el régimen de Kim Jong-un “no funcionan”, acudirá “a la fase 2”, lo que “puede ser muy duro”. - Efe