Mesa de Redacción

Un futuro más humano y justo en juego

Por Joseba Santamaria - Domingo, 25 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Mientras miles de pensionistas se manifestaban en todo el Estado en defensa del sistema público de pensiones -también en Iruña-, la patronal española CEOE reclamaba contratos de formación para los mayores de 45 años en paro, esto es becarios a partir de esa edad, y ampliar los contratos de becario a los jóvenes en formación durante más tiempo y sin salario. Una imagen que refleja el alcance del recorte de derechos de la última reforma laboral de PP y UPN -y de las anteriores del PSOE-, y describe los cambios perpetrados contra el sueño humanista del Estado de Bienestar. Todas se justificaron para atender las demandas de los mercados. Los mercados sin eufemismos. El concepto neoliberal de mercado de trabajo ya dice todo del ámbito de relaciones laborales actual: un mercado en el que la capacidad profesional y laboral de las personas se subasta a la baja. Puede parecer solo un pequeño detalle, pero pone en valor el verdadero objetivo de esta anulación y supresión de derechos adquiridos, de conquistas sociales y laborales. La reforma laboral es mala, ni siquiera asegura la creación de empleo de calidad, y supone un lastre más para el mantenimiento del sistema público de pensiones. Pero ese sigue siendo el objetivo, ya indisimulado: traspasar el capital de las pensiones públicas a los fondos privados. Lo acaba de plantear Rajoy así, sin ruborizarse. Es mala también para aquellos empresarios que entienden su negocio como una vía de aportación a la construcción social y económica de este país, que ahora estarán en desventaja frente a los especuladores, a los corruptos y a los tiburones de empresas para quienes las personas son una mercancía útil en función de su capacidad de llenar sus bolsillos de máximos beneficios. La movilización rebelde de los mayores debiera implicar también a los futuros jubilados y más aún a las nuevas generaciones. Un futuro más humano, más solidario y más justo está de nuevo en juego.