40º ANIVERSARIO

La oficina de memoria histórica recogerá testimonios de los SF del 78

Su reapertura se enmarca en las iniciativas de la comisión investigadora en el 40º aniversario de los sucesos. Las jornadas sobre la Transición, organizadas por Sanfermines 78: Gogoan!, dibujaron el contexto social tras la muerte de Franco

Marivi Salvo Iñaki Porto - Domingo, 25 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

La abogada Begoña Zabala, con los historiadores Emilio Majuelo y Josu Chueca, ante el aforo del Condestable.

La abogada Begoña Zabala, con los historiadores Emilio Majuelo y Josu Chueca, ante el aforo del Condestable. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

La abogada Begoña Zabala, con los historiadores Emilio Majuelo y Josu Chueca, ante el aforo del Condestable.

“Cuestiones como la amnistía hubo que conquistarlas a fuerza de movilización” “En esos años las mujeres reclamamos el derecho al espacio público, la calle” “El movimiento social era tal que el Estado respondió muchas veces a ciegas”

PAMPLONA- La Oficina de Memoria Histórica que se instaló el año pasado en la calle Mercaderes para recoger testimonios de represaliados en Navarra durante la Guerra Civil y el franquismo volverá a abrir este año con el objeto de recabar declaraciones o pruebas de personas que fueran testigos o afectadas por los sucesos de Sanfermines del 78. La iniciativa municipal forma parte de las actuaciones que va a llevar a cabo la comisión de investigación, un foro cuyo objetivo será esclarecer aquellos trágicos episodios que tuvieron lugar el 8 de julio en plena Transición y que terminaron con decenas de heridos, muchos de bala, y un muerto, Germán Rodríguez, por los disparos de las FOP.

Como se recordará, en el pleno de Pamplona del 2 de noviembre pasado se aprobó una moción impulsada por la iniciativa ciudadana Sanfermines 78: Gogoan! para que “personalidades de reconocido prestigio académico, jurídico y del ámbito de la memoria histórica desarrollen un proceso basado en la verdad, justicia y reparación de los sucesos ocurridos en esta ciudad durante los Sanfermines de 1978 y elaboren antes de julio de 2018 un informe que determine las violaciones de Derechos Humanos cometidas en aquellas fiestas y las responsabilidades derivadas de las mismas”. Esta comisión municipal es, 40 años después de “silencio e impunidad” y en los que nadie ha sido condenado por lo que pasó, heredera de la Comisión Investigadora de la Ciudad, que se constituiría en 1978 de la mano de las peñas, sindicatos y otras organizaciones vecinales, y en la que también participó el Ayuntamiento y otros representantes políticos.

La reapertura de la Oficina de Memoria Histórica en próximas fechas fue dada a conocer el jueves por el historiador Emilio Majuelo, con motivo de la charla debate La Transición y Sanfermines 78, en la que tanto Majuelo, como el también historiador Josu Chueca y la abogada Blanca Zabala, conocida impulsora de los movimientos feministas, desgranaron con una visión “poliédrica”, el contexto histórico que se vivía en Navarra en los años de la Transición, y en el que se producirían en plenas fiestas de San Fermín los trágicos sucesos. Aquella entrada de las fuerzas del Estado, los grises, en la plaza de toros, y las indiscriminadas cargas policiales que se sucedieron después, “son difíciles de explicar”, opinó Josu Chueca, y recordó aquel mensaje en la emisora de la Policía el 9 de julio: “No os importe matar”. En su intervención, el historiador puso el dedo en la llaga en la “impunidad”. Porque “todo eso se cierra con total impunidad” dijo y “ninguno de ellos será juzgado ni procesado por aquello”, dijo recordando que días después, el 19 de julio, en el ministro Martín Villa diría en el Congreso: “Lo nuestro son errores, lo suyo son crímenes”. Pero Chueca lanzó un mensaje para el futuro: “Frente a la impunidad , siempre ha estado el intento de recordar”. Y en esta batalla, se ha estado durante 40 años.

Chueca, que emitió imágenes y recortes de prensa de aquellos años, destacó que el proceso de Transición tras la muerte del Caudillo en 1975 fue lento y “no fue una etapa modélica”. Y la amnistía, “que fue la reivindicación general desde el 75 hasta el 77”, porque había “centenares de personas en las cárceles” no llegó rápido, y tanto la amnistía como la libertad para los partidos, “hubo que conquistarlas a fuerza de movilizaciones”, que nuevamente “trajeron más represión y más muertos”, recordó.

De hecho, a los cien días de la muerte de Franco ocurrieron los sucesos de Vitoria-Gasteiz, con el “asesinato de cinco trabajadores en una iglesia, cuando estaban ejerciendo su derecho a la reunión”. Fue un “síntoma de que la dictadura no estaba dispuesta a morir ni a cambiar”, añadió.

De esta lucha por recuperar los derechos arrancados con el franquismo, “es motor en Navarra el movimiento obrero”. Y un ejemplo fue la semana proamnistía de mayo del 77 y la huelga de la clase obrera: “En barrios como la Chantrea o la Rochapea” se hicieron tan fuertes que la policía no podía entrar. Además del movimiento obrero, y la semana proamnistía que dejó 5 muertos por Euskalerria, uno de ellos, “José Luis Cano murió de un tiro en la calle Calderería”, recordó. Chueca destaca momentos como el Aberri Eguna del 76 en Iruña, donde confluyen casi todas las fuerzas, incluido el carlismo, “en una clave nacionalista, vasca, adoptada de forma natural por todas las fuerzas operantes en Navarra en aquellos tiempos”. La represión en aquel acto, así como las muertes de Montejurra en el 76, que quedaron impunes, son más ejemplos, según Chueca, de aquella “impunidad que ha seguido hasta nuestros días”, Y hubo más fotos curiosas, como aquel Aberri Eguna, el primero “legal” en 1978. Detrás de una pancarta con el lema Gora Euskadi Askatuta, líderes del PSOE de entonces.

MOVIMIENTOS EN AUGELa abogada Begoña Zabala destacó cómo a partir del 75 y hasta el 82 se da “un periodo de efervescencia total” para los movimientos sociales y, entre ellos, un feminismo en crecimiento y que, además de pedir la liberación de la mujer, reivindicaba la condena al régimen franquista. Mujeres feministas, pero también militantes de partidos políticos, muchas de ellas con 16 ó 17 años, que defendían que la sexualidad no era solo maternidad y exigían la amnistía para todos los delitos contra las mujeres (aborto y prostitución). Y mujeres que se enfrentaron contra “elementos de opresión” como la familia patriarcal, el Estado (“esta Constitución legaliza nuestra opresión”, señalaban) y la Iglesia, y que en aquellos años reclamaron su derecho a “meterse en el espacio público”, la calle, y por ende, en la fiesta. “Mujeres, la fiesta y la noche también son nuestras”, decía un eslogan.

Por último, el historiador Emilio Majuelo destacó que para entender algo más del porqué de los sucesos de Sanfermines del 78, porque “no me resultan claros los porqués”, dijo y añadió “no estoy seguro de que la gente en las aulas conozca estos hechos”, hay que encuadrarlo en el “proceso social tan intenso que se vivía en Euskalerria” en los años de la transición política, donde nació un movimiento “nacionalista y popular”, un “movimiento social vasco nuevo”, una circunstancia “que lo diferencia del resto del Estado”, precisó.

Majuelo destacó esa especie de “osmosis” entre obreros, movimientos ciudadanos, sociales, estudiantiles etc., que se vivía por estos pagos, con elementos como una clase obrera especial y no basada en los movimientos políticos tradicionales, un sistema de partidos vascos que tenía poco que ver con España;una Iglesia navarra en concomitancia con organizaciones de extrema izquierda;el movimiento por una universidad vasca o el movimiento vasco radical antirrepresivo, entre otros “Esta efervescencia era así, era un constante estar reivindicando”, un movimiento contra el que el Estado franquista “respondió muchas veces a ciegas”.

Tras ello, Majuelo lamentó que no existen investigaciones serias sobre la Transición en Navarra, una deuda que agradeció que ahora, 40 años después, se quiera intentar saldar con el debate surgido en torno a los Sanfermines del 78, y la creación de una comisión investigadora. El historiador recordó así la importancia de que se reabra la Oficina de Memoria Histórica para la recogida de testimonios y datos sobre lo ocurrido, lo que puede dar más claves de aquella historia.

Más sobre Pamplona

ir a Pamplona »

Últimas Noticias Multimedia