Mesa de Redacción

Libertad casi ilimitada

Por Víctor Goñi - Lunes, 26 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

preguntas al aire: ¿el arte delinque?, ¿se entiende el arte sin provocación?, ¿y el arte contemporáneo sin polémica?, ¿sólo resulta admisible el arte políticamente correcto? En función de las respuestas se estará homologando la creación artística a la realidad, lo que constituye una supina aberración intelectual también porque supone inscribirla en el Código Penal y consagrar la autocensura del artista primero y la censura previa de los galeristas después. Más allá de la infausta retirada de una obra -la temática concreta es lo de menos- en la Feria Arco, los tres años y medio de cárcel confirmados a un rapero reabren en canal el debate sobre la libertad de expresión en general y sus límites. Unas líneas rojas que deben tasarse con un ánimo restrictivo y no expansivo como en la actualidad, desde la doble premisa de que no medie un afán denigratorio específico ni una amenaza explícita y verosímil. En tales supuestos, y desde luego a demanda de las personas y colectivos concernidos, habría que adecuar el reproche normativo al daño causado, lo que ampararía multas económicas aunque nunca condenas de prisión. Un colosal disparate, pues sin proporción en las penas no hay Justicia, como no caben democracias con la libre expresión en permanente busca y captura por perseguir al disidente e incluso al discrepante.