Las autopistas aéreas por las que viajaron los troncos del Irati

Xabier Eskisabel ha geolocalizado 123 cables aéreos en Navarra, un trabajo de archivo y de campo que va actualizando en su página web ‘kablegintza.eus’

Patricia Carballo - Lunes, 26 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Eskisabel posa con un carrillo de 40 kilos, la pieza que se deslizaba por el cable y de la que partía un gancho para transportar los troncos.

Eskisabel posa con un carrillo de 40 kilos, la pieza que se deslizaba por el cable y de la que partía un gancho para transportar los troncos. (PATRICIA CARBALLO)

Galería Noticia

Eskisabel posa con un carrillo de 40 kilos, la pieza que se deslizaba por el cable y de la que partía un gancho para transportar los troncos.

orbaizeta- Desde la cocina de su caserío de Ataun, el entonces niño Xabier Eskisabel escuchaba historias de su abuelo Bixente como cablista en el Irati. Hoy, con unos pocos años más, Xabier está dedicando sus esfuerzos en identificar todos aquellos cables forestales que estuvieron en funcionamiento en Navarra y en Zuberoa gracias, en parte, a las técnicas aprendidas por su abuelo. “Es importante que quede constancia porque mi hija y mis sobrinos tienen menos idea que yo cuando era crío, y porque quiero enseñarles que su bisabuelo era un portento y toda una eminencia”, confiesa.

Desde hace 2 años, Xabier comenzó a rastrear en el SITNA en busca de pistas que le llevaran a dar con la ubicación de los cables aéreos de acero empleados para transportar la madera de los bosques, los cuales se usaron entre los años 30 y principios de los 70 sin dejar prácticamente ningún rastro en la actualidad. En estas autopistas aéreas viajaban troncos de gran porte desde el interior de los bosques del Pirineo hasta zonas de pistas y carreteras a donde tenían acceso los camiones. A través de esta herramienta que considera el summum, Xabier ha consultado la Serie B de ortofotos aéreas del vuelo americano del año 1956, en las que se aprecian unas líneas en medio del bosque que indican las calles que se hacían para el paso del cable. Asimismo, a través del Instituto Geográfico Nacional de Francia ha logrado ortofotos de Roncal, Aezkoa y Salazar de 1948. “Me lo estoy pasando pipa. He pasado unas cuantas horas mirando fotos y todavía en alguna se ven incluso los troncos colgando del cable”, explica. Por eso, decidió crear su página www.kablegintza.eus (escrita en euskera y castellano) para dar presencia en internet al patrimonio industrial. “No sólo para informar de los cables que existieron, también para descargar su ubicación, corregir los errores e imprecisiones que pueda haber y ampliar la información con quienes quieran ayudarme”, explica.

24 CABLES EN AEZKOA Sin embargo, no se queda sólo con las herramientas que ofrece internet. Las constantes visitas a archivos y hemerotecas y, especialmente, el viaje que hizo al valle de Aezkoa en agosto del año pasado ha sido decisivo en su última búsqueda. Con la inestimable ayuda de los vecinos de Orbaizeta Javier Goikoa y Jesús Mari Larrañeta, ha conseguido geolocalizar un total de 24 cables forestales en el valle de Aezkoa, 14 más de los que tenía en ortofotos. Igual de importante que su cita con Martin Landa, un cablista de Otsagabia que les enseñó los dos soportes del primer cable que hubo en Irati, el cual fue instalado por su abuelo. Un intenso trabajo de campo que le permite cotejar los datos del SITNA. “La generación de cablistas ya está desapareciendo, por eso me he preocupado de grabar en vídeo los testimonios, como en Orotz-Betelu. La pena que tengo es no haber empezado hace 20 años”, lamenta.

Así, sólo en Navarra ha conseguido geolocalizar 123 cables forestales, dando más o menos por terminado el trabajo en los valles pirenaicos de Roncal, Salazar, Aezkoa y Quinto Real. Asimismo, también ha identificado otros cables, como en Baja Navarra, donde destaca el famoso cable de Irati-Mendibe, que traspasaba la muga a lo largo de sus 18 kilómetros y cuya técnica fue introducida por los italianos. “Fue la universidad donde la gente de este lado de la muga aprendió el oficio, entre ellos, mi abuelo”, asevera.

Sin embargo, consciente de que aún queda mucho por completar, Xabier llama a vecinos sabedores de este sistema o cablistas de oficio a que aporten cualquier información a través de su página web o correo. De momento, se pueden acercar a escucharle el próximo 15 de marzo en Vitoria-Gasteiz en la charla “El cable de acero, Adelanto e innovación en la montaña navarra”.