Mensajes

Por Josemari Sexmilo - Martes, 27 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Ahora que es el momento de retirase a descansar y olvidarse de los problemas diarios, a este Entrenador de tenis no le gustaría irse sin dejar algunos mensajes que siempre ha tenido como guía en su vida profesional. Quisiera recordarlos una vez más o, quizá, como última oportunidad para hacerlo. Y es que tanto jugadores, como técnicos y directivos tienen que hacer los deberes para que todo esto que se llama Tenis funcione de una manera racional y no a impulsos casuales.

A los jugadores.Por favor, seguid siempre a las indicaciones de vuestros entrenadores. Este mensaje tan básico se debe a que yo soy de los tiempos en que los entrenadores eran unos señores que jugaban bien al tenis y nada más. No tenían método, no había apenas formación, no había estudios tácticos, técnicos, físicos ni psicológicos. Ellos no tenían la culpa porque era, sencillamente, lo que había. En estos momentos, los entrenadores tienen a su alcance conocimientos de todo tipo para formar a sus jugadores. Saben de técnica, de programación y periodización de su trabajo, de planes tácticos, de sistemas de entrenamiento, de preparación física… de todo. Por eso vosotros, jugadores, debéis aprovechar lo que el tenis actual os brinda y centraros en vuestro técnico, no en padres, amigos o en varios entrenadores a la vez (algo, por desgracia, muy típico). El mensaje es claro: con tu entrenador de la mano hasta el final.

A los Entrenadores.Tenéis en vuestras manos un producto que es muy delicado. Estáis asistiendo a los años de formación de chicos y chicas con una ilusión bárbara por mejorar. Vosotros, los técnicos, estáis obligados a saber cada vez más de todo. No vale con tener un título de Monitor Nacional. Eso es simplemente un título. Lo que cuenta es lo que se desarrolla como consecuencia del trabajo diario con los jugadores. El entrenador tiene la obligación de estudiar constantemente en la línea de simposiums, congresos, cursos y charlas. No debe dormirse nunca y tiene que formarse dentro de lo que la sociedad actual nos brinda, al margen de los eventos en vivo y en directo;y me refiero a Internet, en donde en este momento se puede ver trabajar a los mejores (también a los peores) técnicos en cualquier área que se nos ocurra. Así pues, no hay excusa posible: si queremos, tenemos acceso directo a la formación que va a redundar en el progreso de nuestros jugadores.

A los directivos.En este punto mi mensaje irá en dos direcciones. En primer lugar, a los directivos (generalmente presidentes) que tienen la potestad de elegir a quienes van a dirigir una sección de tenis, decirles que el momento de esa elección es muy importante. Fundamental. Un directivo no es un entusiasta o un buen gestor sin más. El directivo tiene que saber de lo que está dirigiendo. Debe tener unos conocimientos de cierto nivel para saber discernir entre lo que está bien y lo que no funciona. Y en muchas ocasiones vemos directivos que no cumplen con unos mínimos.

Y en segundo lugar, animar a los directivos a que den facilidades a sus profesionales para que éstos se sigan formando. Estamos acostumbrados a ver entrenadores que, tras la obtención del título, llevan años sin tocar un libro ni consultar nada técnico. Estos entrenadores no aportan nada. Y cuando digo nada, es nada. Tan sólo entretienen a unos niños que pagan un dinero para hacer un trabajo serio que no aparece por ningún lado. Es por eso por lo que los directivos deben facilitar el acceso a la formación continuada o, si me apuran, deben obligar a seguir los cambios y tendencias de la enseñanza y entrenamiento del tenis. Una Escuela puede tener buenas instalaciones, muchos alumnos, sponsors, dinero… pero si no tiene unos buenos profesionales, bien formados, el proyecto se cae. Y sin remedio.

Intentemos entre todos mejorar nuestro tenis basándonos en estas líneas básicas. Es el deseo de un entrenador que se va. Pero se queda.

El autor es entrenador nacional de tenis

Últimas Noticias Multimedia