Goñi achaca las críticas a denunciantes a sueldo y dice que el Banco de España avaló su gestión

El exdirector de Can defiende la viabilidad de la 'fusión fría' en Banca Cívica, una "solución consistente y razonable"

EP - Martes, 27 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 12:45h

El expresidente de Cajasol, Antonio Pulido (i), conversa con el expresidente de Caja Navarra, Enrique Goñi (d).

El expresidente de Cajasol, Antonio Pulido (i), conversa con el expresidente de Caja Navarra, Enrique Goñi (d). (EFE)

Galería Noticia

El expresidente de Cajasol, Antonio Pulido (i), conversa con el expresidente de Caja Navarra, Enrique Goñi (d).

MADRID. El que fuera director general de Caja Navarra durante los sucesivos procesos de integración de la caja hasta integrar Banca Cívica, Enrique Goñi, ha atribuido las críticas a esta entidad a "sicofantes" --denunciantes a sueldo-- y ha señalado que el Banco de España defendió la profesionalidad de su gestión y el mejor estado de esta entidad ante el resto del sector.

Durante su comparecencia este martes ante la comisión que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro, Goñi ha recurrido a citar los continuos informes trimestrales del supervisor, antes y después de la crisis, y los informes periciales sobre la entidad.

Con ellos ha defendido tanto la capacidad y profesionalidad del equipo directivo como una menor exposición al riesgo constructor e inmobiliario, así como la viabilidad de la 'fusión fría' en Banca Cívica, una "solución consistente y razonable" según los informes periciales y los autos judiciales de archivo dictados en 2014 y 2015.

Así, ha recordado que en 2009 el propio Banco de España destacó que la entidad no había hecho "excesos en la fase alcista" del negocio financiero por lo que "se encontraba en mejor posición comparativa" en cuestiones como la morosidad, su "reducido peso relativo en el sector constructor y promotor", en la financiación, en una liquidez por encima de la media y en una mejor calidad de los recursos propios. "Lo dice el Banco de España, no lo dice Enrique Goñi", ha aseverado.

DICE QUE PRIORIZÓ A ACCIONISTAS Y PREFERENTISTAS

Por otra parte, Goñi también ha asegurado que la decisión de integrar a Banca Cívica en Caixabank respondió a la priorización de los intereses patrimoniales de aquellas personas que suscribieron acciones en la capitalización de la entidad y que habían adquirido preferentes. "Había que poner sus intereses patrimoniales por encima de cualquier otro interés", ha dicho.

En este sentido, ha destacado que la ganancia de los accionistas de Banca Cívica es hoy de un 25% y que la de los preferentistas se eleva de media hasta el 210%. "¿Era la mejor opción? Sí, sin duda. Fuimos la única entidad que devolvimos los 977 millones, más 163 millones", ha dicho, recordando que esta entidad devolvió todas las ayudas. Además, ha señalado que la propia fundación de Caja Navarra es hoy la octava en patrimonio y que Navarra es "la comunidad que más obra social disfruta en obra social", liderando precisamente esta fundación las aportaciones.

Asimismo, ha asegurado que los 3.850 millones de euros con los que Caixabank tuvo que hacer frente a la absorción no respondían a una cobertura de pérdidas ocultas, algo que, ha recordado, reconocen los propios peritos del Banco de España, sino a un aumento de las exigencias por parte del Gobierno para sanear el sistema y a dificultades derivadas del empeoramiento de las condiciones económicas.

CRÉDITOS A TODOS LOS PARTIDOS MENOS A UPN

Asimismo, ha recordado que en los propios informes periciales se reconocía que no había trato de favor en operaciones concedidas a familiares, pues ninguna de las analizadas fue calificada como "dudosa o morosa", una cuestión que ha atribuido a "sicofantes".

No ha sido la única vez que Goñi ha recurrido a esta expresión, ya que ante las preguntas del diputado de EH-Bildu Oskar Matute sobre si la caja había dado empleo a antiguos guardias civiles relacionados con casos de tortura, ha declinado "avanzar en esa contestación": "Me suena a sicofantes", ha zanjado.

También ha lamentado que las informaciones aparecidas en prensa eran "180% opuestas a la realidad". "Hemos sufrido una interpretación pública 180%, radicalmente opuesta a la realidad. La realidad son los números", ha insistido.

Por otra parte, sí que ha reconocido que hubo créditos a partidos políticos --"A todos menos a uno. A UPN", ha dicho--, aunque apostillando que "todos tuvieron un devenir ordinario y no hubo condonación", y ha justificado el aumento destacado de las dietas en la caja por "la multiplicación de reuniones tremenda" durante los procesos de fusiones. Eso sí, ha dicho que él mismo defendió e instauró en la caja una retribución única para los directivos.