Goñi se reúne con UPN y PPN antes de comparecer en la comisión de Caja Navarra

El exdirector de Can solicitó de forma voluntaria intervenir en el Parlamento de Navarra
Hoy explica ante el Congreso de los Diputados la caída de Banca Cívica

Juan Ángel Monreal - Martes, 27 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Enrique Goñi.

Enrique Goñi. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Enrique Goñi.

pamplona- Caja Navarra regresa a la escena política esta primavera. Y el que fuera su último director general, Enrique Goñi, se ha reunido en las últimas semanas con algunos de los parlamentarios que integran la comisión parlamentaria que investiga la desaparición de la entidad financiera. En concreto, con los representantes de los grupos parlamentarios de UPN y Partido Popular de Navarra.

La última de estas reuniones tuvo lugar el pasado martes por la tarde y a ella estaban citados Luis Casado y Luis Zarraluqui (UPN) y Ana Beltrán, presidenta del Partido Popular en Navarra. El encuentro tuvo lugar en el despacho que, como director general de Criteria (CaixaBank), mantiene Enrique Goñi en pleno centro de la capital navarra. Otros grupos han rechazado asistir a encuentros similares tras haber sido invitados de manera directa o indirecta, al entender que no era oportuno en plena labor de investigación y a solo unas semanas de que comience la fase de las comparecencias. Como exalcalde de Tudela, Luis Casado formó parte de la comisión de control de Caja Navarra, y cobró dietas por ello. En 2010, unos 25.000 euros.

Enrique Goñi, de hecho, solicitó mediante una carta al presidente de la comisión de investigación, Unai Hualde, comparecer para explicar la caída de Caja Navarra Y lo hará el 25 de mayo, con lo que estas reuniones pueden servir como preparación de la comparecencia. La entidad financiera impulsó primero un grupo propio junto a Caja Burgos, Caja Canarias y, posteriormente, Caja Sol. El sociedad resultante, Banca Cívica, fue incapaz de soportar la segunda crisis financiera desatada en el verano de 2011 y los nuevos requisitos de capital que exigió el Gobierno del Partido Popular. Terminó siendo absorbida por CaixaBank, de tal modo que Caja Navarra quedó reducida a una fundación que posee algo menos del 1% de las acciones de CaixaBank. Con su dividendo alimenta la obra social. Por el camino, quedó una entidad financiera con unos fondos propios superiores a mil millones de euros en 2009, había desaparecido.

Entre 2009 y 2012, Enrique Goñi ejerció como presidente de Banca Cívica. Y en virtud de este cargo tiene previsto comparecer hoy mismo en Madrid en el Congreso de los Diputados en el marco de la comisión que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro. Goñi intervendrá hoy junto a Antonio Pulido, presidente de Cajasol y copresidente de Banca Cívica. Pulido, que ya no trabaja para CaixaBank y es conocido como el banquero de Susana Díaz, sigue disfrutando de la presidencia de la fundación Cajasol y cobrando por ello.

Tanto Pulido como Goñi han sido investigados por la Audiencia Nacional por presuntas irregularidades en la constitución de esa fusión fría o SIP (Sistema Institucional de Protección) que dio lugar a Banca Cívica. Goñi también ha estado encausado en la investigación de dietas en Caja Navarra, mientras que la gestión de Pulido al frente de la Fundación Cajasol fue puesta en solfa por la no transformación de esta entidad en fundación bancaria para evitar el control del Banco de España.

No serán los primeros comparecientes de cajas que acabaron integradas en Banca Cívica, pues el pasado mes de diciembre acudió a la comisión José María Arribas, expresidente de Caja Burgos. Allí defendió que el SIP logrado con la fusión fue “el más atractivo posible” y que, en todo caso, el Banco de España llegó a vetar la entrada de capital extranjero que aportaba un fondo de inversión estadounidense (JC Flowers) que, según su testimonio, habría permitido sanear la falta de capital que adolecía Banca Cívica ya en 2010.