El Partido Laborista apuesta por un ‘brexit’ suave

Jeremy Corbyn apoyará que Reino Unido establezca una unión aduanera con la UE

Martes, 27 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

londres- El Laborismo británico de Jeremy Corbyn se posicionó ayer formalmente a favor de un brexitsuave, al confirmar que quiere una unión aduanera con la UE que beneficie el comercio y evite una frontera dura en Irlanda del Norte.

Después de meses de ambigüedad por parte del principal partido de la oposición británica, el líder izquierdista aclaró su posición antes de que empiecen las críticas negociaciones entre Londres y Bruselas sobre el periodo de transición después del brexit, la salida del Reino Unido de la UE, que duraría unos dos años tras esa retirada en marzo de 2019.

La posición de Corbyn contrasta con la que defiende la primera ministra británica, Theresa May, a favor de abandonar el mercado único europeo y la unión aduanera para que el Reino Unido pueda negociar acuerdos comerciales con países fuera del bloque.

Al respaldar la unión aduanera, Corbyn abre un impredecible panorama político en el Reino Unido ante la posibilidad de que los laboristas se unan a los rebeldes conservadores (también a favor de un brexit suave) para tumbar la estrategia del Gobierno en el Parlamento, lo que podría provocar la caída del débil Ejecutivo de Theresa May y la convocatoria de elecciones anticipadas.

“una nueva unión”“El Laborismo buscará negociar una nueva y exhaustiva unión aduanera entre el Reino Unido y la UE para asegurar que no hay aranceles con Europa, y para evitar la necesidad de tener una frontera dura con Irlanda del Norte”, afirmó Corbyn en Coventry. Según explicó, el Laborismo defenderá la permanencia británica en la unión aduanera durante el periodo de transición, tras el cual el Reino Unido debería tener una nueva con la UE, ya que el 44% de las exportaciones británicas van al mercado europeo.

Esta relación quiere asegura que “cumplimos con nuestro ambicioso programa económico” y se toman “los pasos esenciales para intervenir, mejorar y transformar nuestra economía y construir una economía” que “funcione para muchos, no para unos pocos”.

Consciente de que muchos laboristas del norte de Inglaterra votaron por el brexit en el referéndum de 2016, Corbyn alegó que su partido quiere un acuerdo que beneficie a todas las comunidades. - Efe

las claves

La coalición de centroderecha muestra su unidad y el M5S y el PD niegan pactos de gobierno

roma- La perspectiva de que ningún partido obtenga la mayoría en las elecciones generales del próximo domingo en Italia ha disparado las hipótesis de alianzas, y mientras la coalición de centroderecha en Italia muestra unidad, el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y el Partido Demócrata (PD) niegan posibles pactos de gobierno.

La hipótesis de una gran alianza como en Alemania para salir de una parálisis que parece será el resultado de las urnas, ya que ninguna formación alcanzará el 40% que garantizaría formar Gobierno, no gusta a priori en Italia. Sin embargo, algunos medios de comunicación apuntan a que para evitar nuevas elecciones finalmente partidos como el PD de Matteo Renzi y Forza Italia de Silvio Berlusconi encontrarán un acuerdo como en la pasada legislatura. Pero en la campaña electoral ninguna de estas formaciones se mostrará favorable a un acuerdo para no perder votos y por ello tanto Renzi como Berlusconi excluyeron ayer tajantemente cualquier tipo de alianza.

el pacto nazarenoEn la pasada legislatura, Berlusconi y Renzi firmaron una alianza, conocida como el pacto del Nazareno, que permitió gobernar al líder de este partido y que tenia el objetivo de sacar adelante algunas reformas, pero tras divergencias el líder conservador retiró su apoyo a Renzi. Ante los rumores de que los líderes estarían preparando un pacto en vista de los resultados de las elecciones, que no garantizarán la gobernabilidad a ningún partido, Renzi desmintió “de manera categórica” que exista tal alianza.

“Berlusconi está aliado con quienes son contrarios al euro, proponen impuestos sobre las exportaciones y tienen como referencia a (la líder del Frente Nacional francés, Marine) Le Pen. El PD no puede formar un Gobierno con extremistas”, explicó. El exmandatario, que dimitió en diciembre de 2016 tras fracasar el referéndum sobre su reforma constitucional, también rechazó cualquier tipo de acuerdo con el Movimiento 5 Estrellas, a los que tachó de “extremistas”. Renzi explicó que la coalición de centroizquierda que se ha construido con +Europa, el partido de Enma Bonino, y otras fuerzas centristas “aspira a ser el primer grupo parlamentario, y después será el presidente de la República quien indicará quién tiene que formar Gobierno”. - Efe