Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Condenada una enfermera de la cárcel por entrar 35 veces a la vida clínica de una compañera

María Jesús G.O., que entró 129 veces al historial de familiares de la víctima, acepta 1 año de prisión

Enrique Conde | Patxi Cascante - Martes, 27 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Sala de enfermería del centro penitenciario de Pamplona.

Sala de enfermería del centro penitenciario de Pamplona. (PATXI CASCANTE)

Galería Noticia

Sala de enfermería del centro penitenciario de Pamplona.

pamplona- El Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona condenó ayer de conformidad a María Jesús G.O., una enfermera del centro penitenciario de Pamplona, a un año de prisión y a seis de inhabilitación absoluta por haber accedido ilegalmente durante dos años al historial clínico de una compañera de trabajo, con la que le unía una enemistad manifiesta. La acusada aceptó la pena impuesta y reconoció haber accedido en 35 ocasiones a la historia clínica y a los datos de Atención Primaria de su compañera de trabajo y en otras 129 ocasiones a los historiales también de los padres, hermanos, exmarido, hija y un amigo de la víctima. La procesada tiene que pagar también una multa de 1.440 euros aparejada al delito continuado de descubrimiento de secretos por el que ha sido condenada. La enfermera depositó antes del juicio 120.000 euros como indemnización para reparar los daños morales ocasionados a la otra mujer y a su entorno familiar más cercano. Se suspende su ingreso en prisión por un periodo de dos años.

RECONOCE LOS HECHOSSegún la sentencia, pactada de conformidad entre las partes, la acusada María Jesús G.O., que no tenía hasta ahora antecedentes penales, de profesión enfermera funcionaria al servicio del Ministerio de Interior con plaza en el centro penitenciario de Pamplona, mantuvo durante años una relación de enemistad con su compañera de trabajo, también enfermera en la prisión navarra. Así, en fechas comprendidas entre el 3 de noviembre de 2015 y el 17 de marzo de 2017, “movida por la enemistad que le une con la víctima, la acusada accedió al historial clínico de esta y a los historiales clínicos de su hija menor de edad, su exmarido, hermanos, padres y un amigo, con el sólo objetivo de obtener y revelar datos especialmente sensibles y protegidos, causando el consiguiente perjuicio moral a los ofendidos”.

164 accesos ilegales a historialesConcretamente sin que existiera autorización por parte de ninguno de ellos ni que la acusada tuviera ningún tipo de relación asistencial alguna, accedió en 17 ocasiones a la historial clínica informatizada del Complejo Hospitalario de Navarra y en 18 ocasiones a la de Atención Primaria de su compañera de trabajo. Pero no se quedó ahí la cosa ya que hasta en 15 ocasiones entró también para observar el historial del padre de la víctima, en otras 14 accedió para ver los de la madre de la víctima, hasta en 53 se metió en el historial del exmarido, en 19 ocasiones se adentró en el de la hija menor de edad, en 19 ocasiones pudo ver los datos médicos de los dos hermanos de la denunciante y víctima y otras nueve veces entró para ver el historial de un amigo de su compañera de trabajo. Esta requirió al Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), a través de una instancia, los datos de acceso a su historial y a los de su familia ante las sospechas de que la procesada hubiera accedido a datos de especial protección. A la acusada se le impone el delito en su tipo penal agravado debido a que accedió a datos especialmente sensibles y protegidos, entró también a los de una menor de edad y lo hizo siendo además en su condición de funcionaria.