Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El gobierno foral asume emplear al perceptor de renta garantizada antes de 2 años y el derecho a vivienda

Tres consejeros presentan un plan con metas como reducir la pobreza severa y los ‘ninis’, y mejorar la salud de los desfavorecidos
Las medidas para 2018-2021 conllevan 45,7 millones adicionales

Lola Cabasés Hita Patxi Cascante - Martes, 27 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los consejeros María Sola,a, Miguel Laparra y Fernando Domínguez, ayer presentando el borrador del Plan de Inclusión.

Los consejeros María Sola,a, Miguel Laparra y Fernando Domínguez, ayer presentando el borrador del Plan de Inclusión.

Galería Noticia

Los consejeros María Sola,a, Miguel Laparra y Fernando Domínguez, ayer presentando el borrador del Plan de Inclusión.
“El Plan pasa de declaraciones a actuaciones concretas, es intenso y prolijo, y está basado en clave de derechos” “Educación persigue reducir el abandono escolar temprano por debajo del 8% y del 10% los ‘ninis” maría solana “El objetivo es reducir las desigualdades;la salud de los perceptores de RG es peor que la del resto”

pamplona- El Plan de Inclusión Social que ha ultimado el Gobierno de Navarra para el periodo 2018-21 tiene entre sus objetivos lograr reducir el número de personas que cobran Renta Garantizada (RG), aminorando hasta en 11 millones de euros la cuantía destinada a este programa que hoy atiende a unas 12.000 personas y supone una inversión anual próxima a los 98 millones de euros. Para lograr este objetivo, el Gobierno foral se compromete, en el borrador del plan, a que “ninguna persona perceptora de RG que esté en condiciones de trabajar, permanezca más de dos años percibiéndola sin acceder a un empleo, y que un 50% acceda a un empleo antes de los doce primeros meses de recibir la prestación”.

Garantizar empleo a la población más vulnerable es uno de los objetivos de este ambicioso plan que también persigue reducir a la mitad, es decir al 4,4% la pobreza severa que hoy padecen 58.000 personas (el 8,8% de la población), reducir el abandono escolar temprano hasta por debajo del 8% (hoy está en el 11,3%) así como reducir del 14,3% a menos del 10% el número de jóvenes ninis (ni estudian ni trabajan) y reducir también un 10% las desigualdades que en salud presentan las personas que cobran RG.

De los siete objetivo estratégicos del plan destaca el de garantizar el derecho subjetivo a la vivienda, o sea exigible a la Administración Foral, con medidas de apoyo tanto para el acceso a vivienda a todas las personas jóvenes que se quieren emancipar, como a las que tienen dificultades para ello. Todos estos objetivos tienen como principales destinatarios los colectivos especialmente desfavorecidos de Navarra y busca su inclusión social.

El documento, elaborado a partir de lo dispuesto en la ley foral que regula la Inclusión Social y la Renta Garantizada, materializa el derecho a la inclusión social y está basado en clave de derechos. Se trata de un plan “intenso y prolijo en actuaciones”, basado “en clave de derechos” con el que se quiere “pasar de las declaraciones legales a las actuaciones concretas”, aseguró el titular de Derechos Sociales, Miguel Laparra.

Para hacerlo efectivo, explicó, el plan se estructura en dos grandes bloques y siete lineas estratégicas. En el primer bloque se incide en las líneas estratégicas de garantía e ingresos y necesidades básicas, acceso al empleo e incorporación social. En el segundo bloque, se contemplan las medidas en torno a las lineas estratégicas de vivienda, educación, salud y corresponsabilidad social.

colectivos vulnerablesEl Plan de Inclusión fue presentado ayer por tres consejeros del Gobierno de Navarra. Junto al vicepresidente y responsable de Derechos Sociales, Miguel Laparra, participaron el consejero de Salud, Fernando Domínguez, y la titular de Educación, María Solana, dando visibilidad a la transversalidad de esta ambiciosa propuesta que requiere ya solo este año una inversión de 170 millones de euros, ya previstos en los Presupuestos Generales de Navarra, y el incremento presupuestario adicional de 45,7 millones de euros en el periodo de vigencia (2018-2021). Para los años sucesivos, los presupuestos previstos son: 182, 3 millones en 2019;187,4 en 2020;y 188,8 en 2021.

Respecto al presupuesto, Laparra precisó que el Plan de Inclusión prevé menos dinero para la RG y más para empleo y acompañamiento social, así como importantes inversiones en Vivienda y Educación. El consejero destacó en su intervención, no solo el contenido del plan, que sustituye al anterior aprobado hace 20 años (en 1998), sino también el amplio proceso participativo tras la implicación de los departamentos del Gobierno foral, de entidades sociales (FNMC y ayuntamientos de Pamplona y Tudela), entidades de iniciativa social como la Red de Lucha contra la Pobreza, y órganos clave, dijo, como Caritas, Cruz Roja o Cermin, así como los servicios sociales, personas usuarias de éstos y de la Renta Garantizada.

Precisó que el plan busca mejorar la situación de los grupos de población especialmente afectados por procesos de exclusión social como son la infancia y la juventud, las mujeres, la población de origen extranjero, la comunidad gitana o los hogares monoparentales, así como en los territorios donde más incidencia se da actualmente.

empleo y viviendaSobre el compromiso de que el 50% de las personas que cobren la RG tengan una oportunidad de acceder al mundo laboral en los primeros 12 meses y el resto en condiciones de trabajar antes de los dos años, afirmó que se trata de un objetivo “muy exigente” y “ambicioso”, aunque “viable” y que “puede conseguirse”. En estos momentos se están realizando diagnósticos personalizados para cuantificar las personas que están en esta situación. Destacó Laparra que para llevar a cabo este plan de inclusión laboral se hace necesaria también la implicación de la sociedad civil.

consolidar la rgEl Plan incide en la necesidad de consolidar el modelo actual de RG, desplegando su potencial de protección social, mejorar el sistema de salvaguardia de las pensiones de viudedad y resto de pensiones bajas y dotar de coherencia al conjunto de prestaciones del sistema. Entre las medidas más destacadas, contempla la necesidad de seguir simplificando la gestión, información y control de la RG y resto de prestaciones;su evaluación continua para comprobar que cumple sus objetivos de inclusión social y laboral. Igualmente, pretende reforzar los mecanismos de incorporación al empleo, estableciendo el doble objetivo citado de acceder al empleo antes de los dos años y el 50% de perceptores el primer año. Para ello, el conjunto de políticas activas de empleo y de empleo social protegido, se dirigirán preferentemente a estos colectivos y se hará mayor hincapié en la difusión e información de los mecanismos de incentivos y estímulos al empleo que contempla la propia Ley.

miguel laparra

Vpte y consejero de Derechos Sociales

Consejera de Educación

fernando domínguez

Consejero de Salud

Igualmente, en cumplimiento de la Ley Foral de RG, se estudiará y, en su caso, se establecerá una deducción fiscal para las personas perceptoras de rentas por trabajo superiores a la cuantía de RG. Además, también en materia de empleo se contemplan medidas como el trabajo conjunto entre el Servicio Navarro de Empleo-Nafar Lansare y los servicios sociales, la adaptación de las ofertas formativas a las necesidades territoriales y a los perfiles de las personas en situación de exclusión social, poniendo más énfasis en aquellos lugares con mayor incidencia del problema, la promoción de acciones de carácter ocupacional para personas que no están en condiciones de trabajar, y, tras su evaluación, extender a todo Navarra el modelo integrado de políticas de empleo-sociales que desarrolla el proyecto de innovación social ERSISI en Tudela y Alsasua.

Entre los derechos que reconoce el nuevo Plan de Inclusión destaca el reconocimiento del derecho subjetivo a la vivienda que supone el apoyo a todas las personas jóvenes en su proceso de emancipación y a las familias con dificultad de acceso, en torno a 2.500 núcleos familiares. En este apartado de vivienda, el Gobierno mantendrá su estrategia de construcción de vivienda social y, como novedad, va a analizar la opción de compra pública de vivienda usada en la línea de facilitar la integración y fomentar la emancipación de la población joven. Asimismo, reforzará las campañas de captación de viviendas para la bolsa pública de alquiler y garantizará una vivienda a las unidades familiares solicitantes que provengan del programa VAIS (vivienda de alquiler de integración social). Además de mantener las medidas que el departamento ya ofrece de fomento de la rehabilitación de vivienda, el Plan quiere extender el proyecto Housing first, un programa piloto que se aplica desde 2017 destinado a personas que carecen de hogar. El programa de incorporación social en vivienda (EISOVI) se extenderá a la Ribera.

igualdad de tratoDesde una perspectiva general, el Plan incluye medidas clave en la línea de la corresponsabilidad social en la inclusión como campañas y acciones dirigidas a la no discriminación e igualdad de trato, para lo que busca la implicación de los medios de comunicación. En esta línea, se quiere potenciar la generación de oportunidades de empleo para personas que provienen de los sistemas de incorporación socio-laboral.

En la búsqueda de un retorno de las estrategias del Gobierno, se prevé la apertura de cauces de interlocución y participación con las entidades sociales para evaluar las políticas públicas.

las cuentas del plan

Presupuesto: 45,7 millones adicionales. El Plan de Inclusión Social de Navarra, contempla un presupuesto adicional de 45,7 millones entre 2018 y 2021. El presupuesto de este año, previsto en los Presupuestos Generales de Navarra, asciende a 170,9 millones de euros;en 2019, se prevén 182,3;para 2020, 187,4;y para 2021, 188,8 millones. El incremento anual acumulado: 45,7 millones.

Prioridades. Del presupuesto total cabe destacar el esfuerzo presupuestario en las políticas de empleo y de mejora de las pensiones de viudedad y resto de pensiones bajas, en detrimento del gasto previsto en Renta Garantizada, gracias fundamentalmente a la incorporación laboral de una parte importante de sus perceptores, destacó ayer Laparra.

empleo, pensiones y rg

52,1

En el capítulo de empleo, se espera pasar de un presupuesto de 12,3 millones a 23,1 en 2021 y en materia de pensiones de viudedad y resto de pensiones, alcanzar en 2021 la cifra de 29 millones cuando en 2016 fue de 3,2 millones. Por contra, la RG, disminuirá el presupuesto necesario en 11 millones hasta 2021.

Vivienda, Educación e Incorporación Social. En Vivienda, se espera que el esfuerzo anual se incremente de 6,4 a 11 millones;en Educación de 8 millones anuales a 10;y en Incorporación Social de 3,4 a 5,4 millones anuales.

Últimas Noticias Multimedia