Navarra y Aragón buscan modernizar el regadío del Queiles y del embalse del Val

Celebraron un encuentro para impulsar la actividad agroalimentaria entre Tarazona y Tudela

Fermín Pérez-Nievas | J.A. Martínez - Martes, 27 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El río Queiles a su paso por la ciudad de Tudela.

El río Queiles a su paso por la ciudad de Tudela. (J.A.MARTÍNEZ)

Galería Noticia

El río Queiles a su paso por la ciudad de Tudela.

tudela- La consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local de Navarra, Isabel Elizalde, y el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, se reunieron la semana pasada con la Junta General de usuarios del río Queiles y del embalse del Val y las comunidades de regantes de la zona para abordar el proyecto de modernización de regadíos, que sirvan para el impulso de la actividad agroalimentaria que se aglutina entre Tarazona y Tudela.

El encuentro tuvo lugar en Los Fayos (Zaragoza) y en él tomaron parte también el director general de Desarrollo Rural, Agricultura y Ganadería, Ignacio Gil, el titular de Aragón, Jesús Nogués, y personal técnico de ambas administraciones y de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

objetivosLa consejera Elizalde destacó “la colaboración entre ambas comunidades para que el sector primario siga siendo una oportunidad de futuro para el desarrollo rural, con unas infraestructuras de agua adaptadas a un modelo sostenible”. Asimismo, informó de que a lo largo de 2018 el Gobierno va a elaborar el Plan Director del Ciclo integral del agua en el que se van a analizar todos los sistemas de regadío de la comunidad foral pendientes de estudio. “La posición de los regantes será clave y dependiendo de su decisión la gestión actual de la cuenca del Queiles cambiará”.

Por su parte, para el consejero Olona el impulso agroalimentario pasa por la modernización del regadío tradicional a través de la búsqueda de fórmulas innovadoras. “El reto es afrontar la fragmentación de la propiedad, ya que no basta con soluciones exclusivamente hidráulicas. Lo que requiere, además de la concentración parcelaria, de un enfoque innovador basado en el asociacionismo y la cooperación entre usuarios”.

El sistema de regadío del Val, lo conforman 10.214 hectáreas de huerta tradicional entre Aragón y Navarra. A Navarra corresponden cerca de 5.000 hectáreas en Monteagudo, Tulebras, Barillas, Ablitas, Cascante, Desolado de Lor y Tudela. Otras 5.200 hectáreas pertenecen a varias localidades aragonesas de la comarca de Tarazona y Moncayo.

En la reunión se analizó la situación y las dificultades para ejercer la actividad agraria en la comarca. Así, el agua se reparte entre los usuarios a través de un complejo sistema, una red de acequias antiquísimas que se intercomunican mediante un complicado “sistema de derivaciones”. La propiedad de la tierra está muy atomizada - sobre todo en la parte aragonesa- con parcelas de pequeña superficie, y además, con un gran número de propietarios la gran mayoría de los cuales no se dedican al sector.

La colaboración entre los gobiernos de Navarra y Aragón pretende la modernización del regadío con el fin de evitar su abandono progresivo y degradación de la huerta tradicional, adaptándola al contexto socioeconómico y ambiental vigente.

Últimas Noticias Multimedia