Silbidos

No tienes ni idea

Por Manuel Osorio - Miércoles, 28 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

Lo oímos muchas veces en los estadios de fútbol. El espectador cómodamente sentado lanza estas cinco palabras, sí, cinco, las cuatro del título más la que falta… Y lo hace dirigiéndose con aplastante seguridad hacia alguno de los participantes en el juego: un jugador, un entrenador, un árbitro y hasta un masajista, siempre con gesto enfadado y sentando cátedra, concluyente. Ni se le ocurre pensar que cualquiera de los que desempeñan su trabajo en el partido está ahí por algo y todos, absolutamente todos, han llegado después de pasar duros procesos de selección y formación.

Detrás del jugador está su paso por muchos equipos en categorías inferiores, largas horas de entrenamiento bajo el frío y la lluvia, amargos ratos de banquillo. Ha ido dejando atrás a compañeros menos dotados o con menos suerte, ha tenido que convencer a muchos entrenadores, por algo juega hoy de titular. Algo sabe, algo ha aprendido, pero para nuestro sabio espectador, pues eso, que no tiene idea.

El entrenador, seguramente ha sido antes jugador, ha aprobado sus cursos de técnico, ha ido pasando por varios equipos y convencido a unas y otras directivas que lo contratan después de analizar su curriculum, estudia, prepara concienzudamente sus entrenamientos y sus partidos, motiva a su grupo. Su mochila está llena de aciertos y errores, de experiencias, pero el seguro espectador le descalifica con su frase rotunda, nada, no sabe nada, vaya cambios ha hecho.

El árbitro lleva años en esto, él podría contarnos lo que le ha costado llegar ahí, escalón a escalón, su duro paso por los campos regionales, los exámenes, las pruebas físicas, el tener que destacar sobre sus compañeros para lograr ascensos. Asiste continuamente a cursos de formación y se le vigila de cerca en sus actuaciones. Sabe lo que hace e intenta equivocarse poco, pero nuestro espectador, perito en todo, concluye que no, que ni repajolera idea.

Así es el fútbol, qué le vamos a hacer, ni siquiera intentar cambiarlo, sólo analizarlo un poco de vez en cuando, con cariño, eso sí. Si acaso pedirle a nuestro personaje que no utilice la quinta palabra… Si es posible.

El autor es miembro del Comité Navarro de Árbitros de Fútbol.

Más sobre Otros Deportes

ir a Otros Deportes »