Música

Bandada: muchos cielos por conquistar

Por Javier Escorzo - Miércoles, 28 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

CONCIERTO de bandada

Fecha: 23/02/2018. Lugar: Escuela Navarra de Teatro. Incidencias: Sala llena para disfrutar del debut de Bandada, el alter ego de Marian Ruiz Martínez. Contó con una nutrida banda de músicos y colaboradores: Nacho Ruiz (guitarra), Dr. Txo (bajo), Dani Varela (guitarra), Jon Uribeetxeberria (batería), Pino Habrakadáver (acordeón), Iñaki Lero (cajón flamenco), Claudia Osés (violín), Iván Carmona (chello), Benjamín Pérez Blaya (guitarra), Carlos Colina (hammond), Ana Pintor (hammond), Selva, Joli Pascualena y Mari Tere Acosta (coros), Daniela y Carlos (bailarines), Ana Jaka (recitando poemas de Marian).

No es habitual que una banda nueva, en la puesta de largo de su primer trabajo, consiga llenar una sala de mediano aforo como la Escuela Navarra de Teatro. Tampoco es frecuente que, tratándose de una de sus primeras actuaciones, muestre semejante despliegue artístico, técnico y humano. Sin embargo, todo eso acaeció en el concierto de Bandada, el proyecto de la navarra Marian Ruiz Martínez, que acaba de lanzar un álbum de título homónimo. Se trata de un trabajo facturado con mimo, bajo la producción del Dr. Txo (Ciclonautas), con una envidiable nómina de instrumentistas (además de guitarra, bajo y batería, también suenan acordeones, percusiones, cuerdas, hammond, cajón flamenco…) y varias colaboraciones de relumbrón (Kutxi Romero, Carlos Chaouen o Marcos Fernández, de Tipitako). El resultado es un álbum fresco, de gran variedad estilística (pop, rock, rumba, reggae, tango…), pero perfectamente cohesionado por la potente voz de Marian.

Y todo ello se vio reflejado el viernes pasado, desde el momento en el que Marian pisó con fuerza el escenario y se plantó frente al micrófono. Pasaron unos segundos hasta que la banda empezó a tocar, y en ese breve intervalo de tiempo fueron varios los saludos y piropos que le lanzaron desde el público, pero ella no respondió;estaba concentrada en lo que iba a suceder, que fue, de entrada, la firme interpretación del country rock Aquel verano. Al terminarla, saludó al público y se presentó: Marian Ruiz, alias Bandada. Primer disco, pero varios proyectos musicales en el currículum. Y tres años de estudio en esa misma Escuela Navarra de Teatro. Estos últimos datos servían para explicar la naturalidad con la que se movió por el escenario, como si estuviese en su propia casa.

No titubeó ni le tembló la voz en ningún momento. Al contrario, cantó con aplomo temas como Me encanta, que tuvo aromas zíngaros, y la rumbera La dama, que contó con acompañamiento del cantaor flamenco Jolis Muñoz. Esa fue otra tónica de la actuación, el gran número de invitados que hicieron de cada canción un lugar especial. Allí estuvieron, por ejemplo (y entre otros muchos), Benjamín Pérez, su antiguo compañero de grupo en Small Band, con cuya guitarra interpretó Helwa ya baladí y la feminista No tengo miedo. O Gabri Gainza, que por una noche cambió el rock’n’roll de su Desván por el tango de Gris soledad. O la poetisa Ana Jaka, que recitó versos a la ausencia. O Ana Pintor, que se ocupó de los teclados en la reggae Señales de arena. O Carlos Colina, maestro del hammond, que llenó de rock El paseo. Aunque, sin duda, la colaboración más especial fue la de Kiran, el hijo de la artista, que no llegó a cantar (como sí hace en el disco), pero acompañó a su madre en Lo que tú quieras, el tema que ella le ha dedicado. Fue fue uno de los momentos más emotivos de este, el primer y prometedor vuelo de Bandada. No pierdan de vista esas alas: aún le quedan muchos cielos por conquistar.

Últimas Noticias Multimedia