Club de Jubilados Oskia

María Luisa Goñi Ezcati celebra sus 100 años con una fiesta sorpresa

El alcalde le visitó por la tarde para sumarse a las felicitaciones, junto a la familia y amigos

noticiasdenarra.com - Miércoles, 28 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 12:05h

María Luisa Goñi Ezcati celebra sus 100 años.

María Luisa Goñi Ezcati celebra sus 100 años. (CEDIDA)

Galería Noticia

María Luisa Goñi Ezcati celebra sus 100 años.

PAMPLONA. Con cien años, cuatro hijos, nueve nietos y trece biznietos, María Luisa Goñi Ezcati sumó ayer muchos motivos para celebrar, y también muchas personas que quisieron acompañarle en su día. María Luisa nació en Obanos el 27 de febrero del año 1918, una fecha que ayer fue redonda y que su familia celebró con una fiesta sorpresa en el Club de Jubilados Oskia de San Juan. Ella va todas las tardes a jugar a cartas al club y ayer, además de las cartas, tuvieron un aperitivo especial para conmemorar el siglo de María Luisa. El alcalde se sumó a la celebración y, como es tradición, le regaló un pañuelo rojo de San Fermín con el escudo de la ciudad bordado, un alfiler también con el escudo de Pamplona y un ramo de flores.

Además, le ha invitado a la recepción que se organiza en el Ayuntamiento con quienes han cumplido cien años el Día de las Personas Mayores durante los Sanfermines. A María Luisa una de las actividades que más le gusta de los Sanfermines son los partidos de pelota. Fan de Aimar Olaizola y Juan Martínez de Irujo, hace dos años estuvo en el frontón de Labrit para vivir en directo la emoción de un partido entre los pelotaris. No es su única afición. Le gusta jugar a cartas y controlar los tantos en las partidas, y ver la tele. No hace mucho tiempo cocinaba: le gustaba preparar las comidas favoritas de sus hijos y era toda una chef de la ensaladilla rusa, los menudicos, las croquetas y la leche frita. Y le gusta complacer a sus hijos, algo que sigue haciendo. Son cuatro hijos: Jeru, Pili, Mª Carmen y Javier. Cada semana uno de ellos va a casa de su madre para estar con ella.

Vive en San Juan, en las casas de la cooperativa de San Alberto, adonde se trasladó desde el Casco Antiguo, en concreto, desde la calle Santo Andía. Y es que, como muchas personas de su época, María Luisa llegó a Pamplona a trabajar desde el pueblo, y le tocó vivir la guerra y la posguerra, y trabajar mucho para sacar adelante a su familia. Se casó con Anastasio Ganuza García, de Artajona, que falleció hace 27 años. Y aún hoy es el día que, cuentan sus hijos, sigue ‘trabajando’ a su manera por la familia, animando, respetando y apoyando a sus nietos y biznietos.