Café bebido

Mamá, quiero ser funcionaria

Por Reyes Ilintxeta - Jueves, 1 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

en Navarra los niños no quieren ser futbolistas ni las niñas princesas, ni al revés. En Navarra todos quieren ser funcionarios de Diputación y punto. Eso es, por lo menos, lo que se desprende del desmesurado empeño de algunos en repetir machaconamente que el euskera les va a cerrar las puertas de la administración a sus vástagos, convirtiéndolos en unos auténticos parias.

Mi amigo Daniel de Tudela me cuenta cómo les están friendo a panfletos y bombardeando con profecías tan aterradoras como “¿Sabías que en la Ribera saber euskera va a puntuar casi el doble que tener un máster y tres veces más que contar con un doctorado?”, pero es que el problema, desde hace mucho tiempo, es la minusvaloración de los títulos académicos. En cualquier caso no sé en qué siglo va a suceder tal afrenta, porque aunque el nuevo decreto del uso del Euskera en las Administraciones Públicas está aprobado desde noviembre, en el recién convocado concurso de méritos para acceder a 334 jefaturas, el alemán, el inglés y el francés dan cada uno cinco puntos en cualquier rincón de la Comunidad Foral, y el euskera, sin embargo, da 0 puntos en la Ribera, esto es, en la denominada zona no vascófona. Que no lo digo yo, que lo dice el BON del 6 de febrero: “Por conocimiento del euskera, respecto de las jefaturas en las que dicho conocimiento no haya sido establecido como requisito, hasta 11,50 puntos cuando se trate de acceder a jefaturas con destino en la zona vascófona;y hasta 6,90 puntos cuando se trate de acceder a jefaturas con destino en la zona mixta.” Y alguno pensará “claro, pero habrán puesto un montón de plazas con requisito de euskera”. Pues no, sólo cinco. Tres en Euskarabidea y dos en Educación, concretamente. Así que menos aspavientos, por favor.

Más sobre Café bebido

ir a Café bebido »