Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Gobierno aprueba el decreto de topónimos bilingües con el aval del Consejo de Navarra

El texto busca reordenar las denominaciones de localidades y corregir una aplicación restrictiva de la Ley del Euskera

Txus Iribarren - Jueves, 1 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Pamplona- El Gobierno de Navarra aprobó ayer el decreto foral por el que se establecen los criterios de uso y de expresión gráfica de las denominaciones de los núcleos de población de la Comunidad Foral, cuyo objetivo es homogeneizar los criterios y adaptarlos a los estándares internacionales. El decreto, que ha contado con el aval jurídico del Consejo de Navarra, tiene un importante contenido técnico aunque también busca evitar una interpretación restrictiva de la Ley del Euskera que se venía haciendo en el caso concreto de la señalización viaria de localidades con denominación oficial bilingüe. Durante los mandatos de UPN se aplicaba también a este aspecto la zonificación cuando, según el artículo octavo del texto legal que desarrolla ahora este decreto, se debería mantener su nombre oficial en coherencia con la filosofía de la ley superior. Al menos así lo explicaron ayer desde Euskarabidea, entidad que, con el objeto de esta misma seguridad jurídica, también aceptó una recomendación del Consejo de Navarra de no equiparar en el nuevo texto legal a esta categoría los nombres de otras localidades en euskera y en castellano que, sin ser oficiales, sí están aceptados por Euskaltzaindia.

No obstante, la mayor parte del articulado el decreto viene a ser una especie de repaso y puesta en orden de efectos de regulaciones y usos previos que se han ido acumulando. En concreto, según se informo tras la sesión de Gobierno, persigue unificar y regular el uso o de las diferentes denominaciones oficiales en castellano y euskera que se han ido aprobando en aplicación de la Ley Foral del Euskera, así como garantizar el uso correcto de los signos empleados en su escritura. Así, se establecen unos criterios que rijan el uso de la toponimia oficial, garantizando uniformidad a la hora de ser utilizados por cualquier persona o administración pública. Concretamente, se aplican criterios fijados por las directrices nacionales e internacionales existentes. El proyecto de decreto, que fue sometido a información pública y validado por la Comisión Foral de Régimen Local y el Consejo Navarro del Euskera, fue remitido al Consejo de Navarra para su dictamen. Tras el mismo, que validaba la totalidad del decreto a excepción de una disposición adicional, el Ejecutivo ha tomado en consideración la propuesta del órgano consultivo y ha procedido a su aprobación definitiva.

Actualmente en Navarra hay 55 municipios tienen una denominación normalizada en euskera sin ser oficial (cuenta con el visto bueno de Euskaltzaindia), de ellos 6 en la zona mixta y 49 en la no vascófona. Otros 65 tienen denominación oficial bilingüe. En cuanto a concejos, en la primera situación estarían unos 130 de 190, y en la segunda, 56. El decreto, en su redacción final, se centra en los 65 con denominación oficial bilingüe. En cuanto a los soportes, son muy variados ya que va desde la señalización, a la cartelería, a la topografía, a los textos legales como los publicados en el BON. El decreto foral busca ser respetuoso en todo caso con la autonomía local.

Lo que regula

Aspectos formales como el uso de guiones, etc... Fruto de los diferentes usos se estaban dando en textos de igual rango legal o de función práctica grafrías distintas para designar a las mismas localidades. El decreto unifica una serie de normas que tienen que ver, por ejemplo, con sustituir el guión por la barra inclinada en el caso de nombres bilingües como Pamplona/Iruña, etc... En cambio, este guión se mantendría si son denominaciones dobles que agrupan a dos núcleos de población pero que forman una misma unidad administrativa como el caso de Biurrun-Olkotz, etc..

Señales oficiales bilingües sin límites por zonas. Un aspecto novedoso es que el decreto insta a respetar la denominación bilingüe en señales y otro tipo de soportes al margen de la zonificación. Es decir, una señal de carretera de la Ribera que indique la dirección a Pamplona debería incluir Pamplona/Iruña y no sólo Pamplona ya que es su nombre oficial al margen de donde se ubique el cartel.

Lo que no regula

Nombres bilingües no oficiales aunque reconocidos. El decreto finalmente no entrara a regular algo que queda en manos de los propios municipios y la propia sociedad como es el caso de lugares que tienen una denominación en ambos idiomas (por ejemplo Tudela/Tutera) pero no están incluidas en la lista de denominaciones oficiales. Hay una larga serie de casos también fuera de Navarra, como Baiona/Bayonne,pero se ha preferido dejar sin mandato legal.

Últimas Noticias Multimedia