Strade Bianche, todos contra el Sky

POR DAVID HERMOSO DE MENDOZA - Viernes, 2 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 14:53h

Kwiatkowski, vencedor de la pasada edición.

Kwiatkowski, vencedor de la pasada edición.

Galería Noticia

Kwiatkowski, vencedor de la pasada edición.David Hermoso de Mendoza, biomecánico de YouNextBike Pamplona.

PAMPLONA. Nacida en 2007, seguramente la Strade Bianche en pocos años va ser una de las pruebas más hermosas que cualquier corredor ambicioso quiera ganar. No tenemos más que ver la calidad de los corredores que la han ganado estos años atrás, como Philippe Gilbert, Iglinskiy, Moreno Moser, Fabian Cancellara y el actual ganador Michal Kwiatkowski. Alejandro Valverde es el español que más se acercado a la victoria con un tercer puesto en 2014.

Su recorrido transcurre por la Toscana italiana, vuelta circular que empieza y acaba en el centro de Siena, concretamente en San Gimignano. Es uno de los rincones más visitados del mundo, pueblo medieval amurallado en el que llegó a haber 72 torres de diferentes alturas y que a día de hoy solo mantiene 15 de ellas.

Siena también es muy conocida por sus tradicionales carreras de caballos en mitad del pueblo, un tanto salvaje pero muy bella.

El recorrido parece diseñado por la oficina de turismo. Pasa por las zonas mas hermosas de la Toscana italiana pasando por tres ciudades que son patrimonio de la Humanidad. Por lo tanto es una de las carreras con esa magia que envuelve a corredores y aficionados.

El trazado de la clásica es más propio de otros tiempos, por eso está ganando atracción entre los corredores. El atractivo lo ponen sus casi 70 kilómetros sin asfaltar y sus duras colinas, que a priori convierten la carrera en una de las más exigentes del ciclismo internacional.

Aún no tiene la historia de Flandes, París Roubaix, Lieja etc, pero seguro que esta carrera va marcar una época del ciclismo moderno con ese toque puro y romántico que antiguamente las carreras tenían.

La carrera arrancara muy rápida y sin apenas calentar, ya se querrá hacer la espada antes del kilometro 35, donde comienza el primer tramo sin asfaltar de 13 kilometros y así sucesivamente. Entre tramos sin asfaltar y colinas de gran dureza no va a haber ni un segundo de respiro para los corredores, porque hasta la meta es una carrera muy nerviosa y con un final que es 'de traca' . La última colina está situada en la parte antigua de la ciudad, a pocos metros de meta con unas rampas de hasta el 16%.

Rivales no le van a faltar al vigente campeón del equipo SKY Michal Kwiatkowski, ya que Peter Sagan la tiene apuntada en rojo en su calendario, al igual que los dos corredores del BMC Van Avermaet y Simon Gerrans, que la tienen entre ceja y ceja desde principio de año, aunque visto como esta Alejandro Valverde y el comienzo del año que lleva, no extrañaría nada que quiera tenerla en su palmarés.