La charla

El tamaño no importa

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 2 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

La frase que podemos leer en el título tiene su miga. Es más usual verla en otro tipo de lecturas que poco tienen que ver con el deporte, aunque realmente todo esfuerzo hay quien lo considera deporte. Quizá el debate sería si eso que se imaginan es un esfuerzo. En fin, mejor no seguir por ese camino.

Del tamaño que quiero hablar hoy es del tamaño de los futbolistas. Cuando un futbolista llega a la elite y demuestra sus cualidades, su tamaño pasa a segundo plano. Pero cuando un chaval está recorriendo el camino hasta intentar llegar a lo más alto y su físico no es el ideal pues la cosa vuelve a tener miga por muy bueno que sea.

Hay varias historias de futbolistas que su físico les hizo sufrir antes de alcanzar sus metas. A Jordi Alba su actual club lo despidió en su día por no dar la talla. Años más tarde y sin haber crecido ni media, es su lateral izquierdo titular.

En el Bayern de Múnich disfrutan del juego de James en esta temporada, pero cuando era más joven, el Palmeiras le dio la boleta por estar pasadísimo de kilos. Tampoco fichó el Manchester United a Silva porque su físico no aguantaría en la Premier o a Isco porque tenía la cabeza grande.

Me encanta la historia de Antoine Griezmann, un muchachin flaquito que lo descartó media Francia y que un avispado ojeador de la Real Sociedad apostó fuerte por él a pesar de parecer el espíritu de una golosina.

Seis años viviendo en casa de aquel ojeador curtieron el carácter del ahora mejor jugador francés. Pasó sus etapas sufriendo para tener minutos en las categorías inferiores de la Real y con mezcla de trabajo y paciencia se coló por un agujerito en el primer equipo txuri urdin. Ahora aquel renacuajo rubillo que no valía en su país es una megaestrella de tamaño y valor incalculable.

Queda claro que esos niños cuyo físico no es ideal a día de hoy, pueden ser los más grandes el día de mañana, porque en el futbol el tamaño no importa. En lo demás yo no lo sé, léanlo en las revistas si de verdad les interesa.

El autor es técnico deportivo superior