Trump, más cerca del control de armas

El presidente estadounidense se aleja de la Asociación del Rifle, uno de sus grandes aliados
El mandatario quiere subir la edad mínima para poseer armas de 18 a 21 años

Lucía Leal - Viernes, 2 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Hicks deja vacante por cuarta vez el puesto de jefe de comunicaciones desde enero de 2017.

Hicks deja vacante por cuarta vez el puesto de jefe de comunicaciones desde enero de 2017. (Foto: Jason Szenes (Efe))

Galería Noticia

Hicks deja vacante por cuarta vez el puesto de jefe de comunicaciones desde enero de 2017.

washington- El presidente estadounidense Donald Trump se distanció ayer de la poderosa Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés), con la que mantenía una estrecha relación desde su campaña electoral, y acusó al Congreso de tener “miedo” de ese grupo de presión contrario a ampliar el control de armas en Estados Unidos.

En una reunión con un grupo bipartidista de congresistas y senadores, Trump reiteró su apoyo a algunas propuestas que la NRA rechaza y se opuso rotundamente a incluir una de las prioridades de ese grupo de presión en el “exhaustivo” proyecto de ley sobre armas, que, a su juicio, debe aprobar cuanto antes el Congreso.

“Algunos de ustedes están petrificados de (miedo de) la NRA, y no pueden estarlo”, aseguró Trump en la sesión, que se prolongó durante más de una hora y que fue seguida muy de cerca por decenas de periodistas.

El presidente reiteró su voluntad de aumentar de 18 a 21 años la edad mínima para comprar rifles semiautomáticos bajo la ley federal de Estados Unidos, una propuesta a la que la NRA se opone. “Sé que esto no es algo popular en lo relativo a la NRA, pero lo diré. Adía de hoy hay que esperar a tener 21 para comprar una pistola, pero puedes comprar el tipo de arma que se usa en los tiroteos de las escuelas con 18”, lo cual no tiene sentido”, opinó.

tema sensiblePreguntado por la senadora demócrata Dianne Feinstein por si firmará una ley que aumente esa edad mínima, Trump no quiso comprometerse, pero dijo que lo pensará seriamente. Asimismo, Trump también acusó al senador republicano Pat Toomey de tener “miedo” de la NRA cuando éste reconoció que no había incluido ese aumento de la edad mínima en el proyecto de ley que impulsó sin éxito en 2013 para reforzar el control de armas tras el tiroteo que mató a 20 niños en una escuela en Newtown (Connecticut).

El presidente recordó que el pasado domingo almorzó con los líderes de la NRA y aseguró que son “patriotas que aman” su país, pero eso “no significa que haya que estar de acuerdo” con ellos.

Hasta ahora, Trump había tenido cuidado de no contradecir a la NRA, un grupo que donó 30 millones de dólares a su campaña en 2016 y al que él mismo prometió que tendrían “un amigo en la Casa Blanca”.

El mandatario no descartó que la NRA pueda ajustarse a su posición, y pidió al Congreso aprobar una gran ley que aborde varios de los problemas relacionados con los frecuentes tiroteos en escuelas, un proyecto que, según pronosticó, reunirá “más de 60 votos” en el Senado.

influencia notableEl senador demócrata Chris Murphy, que trató de impulsar un aumento del control de armas tras el tiroteo de Newtown, le dijo a Trump que estaba “subestimando el poder” de la NRA. “Señor presidente, la razón por la que no se ha hecho nada hasta ahora (después de tres décadas de tiroteos en escuelas de EE.UU.) es porque el grupo de presión de las armas ha tenido poder de veto sobre cualquier legislación que llegara al Congreso”, dijo Murphy.

Trump replicó que los congresistas no deberían preocuparse por si la NRA les ha “respaldado” en sus campañas electorales, y les prometió que serán “más populares si hacen algo” sobre las armas. “ El grupo de presión tiene un gran poder sobre ustedes, pero influyen menos sobre mí”, afirmó el presidente.

La NRA se opone también a otra medida que Trump ha prometido que impulsará sin la ayuda del Congreso: una prohibición de los aceleradores de disparos, unos dispositivos que se colocan en las culatas de las armas para convertirlas en automáticas y que se usaron en el tiroteo que dejó 58 muertos en octubre en Las Vegas.

“No tienen que preocuparse por los aceleradores de disparos. Dentro de poco habrán desaparecido. Así pueden centrarse en otras cosas”, afirmó Trump a los congresistas. Además, el presidente sorprendió a algunos republicanos en la sala al expresar su oposición a una medida que la NRA persigue desde hace tiempo y que permitiría neutralizar las leyes estatales, que son más estrictas en lo relativo a quienes portan armas de forma oculta.

La Cámara de Representantes aprobó recientemente un proyecto de ley que combinaba esa medida con otra que Trump ha definido como prioridad: una propuesta para aumentar la eficacia de la base de datos nacional sobre antecedentes criminales con el fin de impedir que las personas allí incluidas puedan comprar armas. Sin embargo, Trump insistió en que la medida sobre la neutralización de las leyes estatales debe quedar fuera del proyecto de ley sobre armas que él quiere firmar, algo que dejó helado al congresista republicano Steve Scalise, que había defendido esa idea.

Se espera que Trump anuncie a finales de esta semana sus propuestas definitivas para reducir la violencia armada en las escuelas de EE.UU., que previsiblemente incluirán su polémica idea de armar a “un 10 o un 20%” de los profesores del país.