Pleno del Ayuntamiento de Pamplona

Pamplona, segunda ciudad del Estado con un operador municipal de energía

Se hará cargo del alumbrado y de los edificios públicos en 2019

En 2020 dará suministro a los hogares con pobreza energética

Kepa García -Mikel Saiz - Viernes, 2 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Imagen de la sesión plenaria de ayer poco antes de su inicio.

Imagen de la sesión plenaria de ayer poco antes de su inicio. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

Imagen de la sesión plenaria de ayer poco antes de su inicio.

“Vamos a sustituir al intermediario privado por un operador de energía público”

pamplona- Pamplona se convirtió ayer en la segunda ciudad del Estado después de Barcelona en disponer de una herramienta pública para gestionar toda la energía que necesita el Ayuntamiento al año: 26 gigavatios que suministran dos empresas con un coste de 4,1 millones de euros. Con los votos del cuatripartito y la oposición de UPN y PSN, el Pleno aprobó la creación de la operadora municipal de energía que a partir de 2019 suministrará la electricidad necesaria para el alumbrado público y edificios municipales. En una segunda fase, su objetivo será garantizar el abastecimiento a vecinos de Pamplona que se encuentren en situación de pobreza energética.

La propuesta fue defendida por el concejal Armando Cuenca, que como responsable del área de Ecología Urbana ha sido el encargado de poner en marcha la comercializadora y encontrar las vías para hacerlo posible. No ha sido sencillo. A las complejidades de un mercado tan exclusivo y volátil como el energético, hay que añadir las condiciones económicas que debe cumplir el Ayuntamiento y la estructura administrativa que permita tener un cierto control público de una materia hasta ahora reservadas a las grandes compañías. La operadora, según las previsiones, permitiría obtener un ahorro de 154.000€ sólo por encargarse de esta gestión.

Será a través de una sociedad limitada pública mercantil, cuya entrada en funcionamiento está previsto para antes del verano. Cuando esté constituida, deberá garantizar el suministro para el alumbrado público a principios de 2019 y para finales de ese año, también en los edificios municipales, incluyendo las oficinas, civivox y polideportivos. La previsión es que en 2020 la comercializadora suministre energía a 3.000 ó 4.000 hogares en situación de exclusión social en Pamplona.

Desde la liberalización del mercado, existen unos intermediarios que se encargan de comprar la energía a un precio en el mercado eléctrico y se la venden al Ayuntamiento a un precio determinado. En el caso de Pamplona, Eulen y On Demand Facilities se encargan de ese suministro.

Las diferencias que se generan en estas transacciones supondrían el margen necesario para hacer viable la comercializadora, según señaló ayer el edil de Aranzadi. Cuenca asumió que el proyecto presenta riesgos, pero resaltó que el Informe de Intervención, obligatorio en este tipo de iniciativas, avala la creación del operador.

Destacó que esta herramienta permitirá al Ayuntamiento desarrollar nuevos proyectos de generación renovable, posibilitar la realización de instalaciones participadas por la ciudadanía y gestionar de manera integrada las instalaciones renovables de titularidad municipal. También podrá hacerlo para el Gobierno de Navarra y la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona a través de la figura de operador de mercado, sin tener que depender de las grandes empresas del sector.

enérgico debateEn el turno de intervenciones, Juan José Echeverría (UPN) volvió a centrar las críticas en Armando Cuenca, con duros reproches hacia su gestión y su grupo municipal. Lo hizo en su versión más agria, con descalificaciones salidas de tono y pocas argumentaciones, en la línea lo que se pudo vivir al principio de legislatura, donde mantuvo muy tensos debates con el edil de Aranzadi.

El portavoz regionalista llegó a reconocer que el operador municipal puede ser un proyecto interesante, pero rechazó que sea de la mano de Cuenca, a quien también criticó por presentar un expediente que calificó de “chapucero”.

Maite Esporrín (PSN) mostró sus reservas a la puesta en marcha de la comercializadora por el riesgo que pueda suponer para el Ayuntamiento y reclamó nuevos informes para aclarar las cuestiones referidas a las garantías. Se le notó especialmente molesta por las alusiones que hizo Cuenca sobre la pobreza energética, a lo que éste respondió recordando que los socialistas en otras ciudades apoyan iniciativas similares.

Por parte de Geroa Bai intervino Iñaki Cabasés, que tras afear a Echeverría por el tono empleado en su turno, hizo una defensa clara del proyecto por lo que supone para el sector público tener capacidad de decisión en un asunto hasta ahora privado y de tanta trascendencia como el energético. En este contexto, puso el ejemplo de lo que sucede con la gestión del agua y planteó la visión estratégica de la comercializadora.

Joxe Abaurrea (EH Bildu) destacó que se trata de una herramienta de futuro que permitirá a los municipios tener más control sobre la energía y promover la autoproducción, como sucede en muchas ciudades, señalando las medidas que se han introducido en Alemania.

Edurne Eguino (I-E) también dejó clara su postura a favor de la comercializadora, con el argumento de que es de lo poco que se puede hacer en este campo y señalando que “será mejor contratar a un gestor independiente de las cinco grandes empresas para lograr mejores precios”.

Pamplona-burladaDonde sí hubo unanimidad fue en la aprobación del Plan de conjunto Pamplona-Burlada para la ordenación del espacio que albergará una central de calor con biomasa forestal para la nueva red de calefacción que dará servicio a 4.000 viviendas y a varios edificios públicos que cuentan con el mismo suministro de calor desde hace más de 40 años.

La iniciativa se enmarca en el proyecto Efidistrict-Fwd, promovida por la Unión Europea para la regeneración energética integral del barrio de la Chantrea. La central albergará todas las instalaciones necesarias: salas de calderas, oficinas, depósitos de alimentación y acumulación y sala de control para la producción de agua caliente.

El presupuesto de las obras recogido en el proyecto es de 655.250 euros.

El apunte

Vitoria-Gazteiz, la siguiente

Proyectos. El Ayuntamiento de Barcelona que aprobó recientemente, con la única abstención del PP, poner en marcha una comercializadora ha colaborado con el de Pamplona. Según comentó Cuenca, varios técnicos del consistorio barcelonés han prestado ayuda a la hora de elaborar la estructura administrativa del operador energético. El director del Servicio de Energía Verde, Joël Dozzi, que también estuvo presente en la sesión, señaló por su parte que el Ayuntamiento de Vitoria-Gazteiz está muy interesado en este proyecto y que ya se han producido varios contactos de los técnicos de ambas ciudades en este sentido. En su última intervención, Cuenca destacó la labor realizada en este campo en el Ayuntamiento de Puente la Reina/Gares.