Arropado con la bandera

Por Tomás de la Ossa - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

No debe de ser agradable presidir Osasuna y que la Asamblea te tumbe una propuesta tan importante como mal planteada, y luego te apuntille con una reprobación. Pero de las muchas maneras con las que se puede reaccionar a algo así, Luis Sabalza eligió ayer una de las peores. Ni marcharse, por pura dignidad, ni asumir los errores, pedir perdón y hacer propósito de enmienda. No, Sabalza se negó a darle importancia a la decisión de una asamblea soberana y la discutió llevándose el balón a su terreno favorito, el de hombre providencial que salvó al club -está totalmente convencido de que sin él habría desaparecido Osasuna- y asegurando que su junta y él son más rojillos que nadie. No vamos a aplicarle stricto sensula famosa frase “la patria es el último refugio de los canallas”, porque no creemos que él lo sea, pero sí que tenemos que recordar que quien se arropa con la bandera suele hacerlo para tapar sus vergüenzas.

Últimas Noticias Multimedia