Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Ganando es más fácil

Por Javi Gómez - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

osasuna llegaba al partido de ayer como aquel al que no le sonríe la suerte en la vida y necesita, como sea, que algo le salga bien. Eso ayer era ganar. Como sea. Y se logró. Victoria importante la conseguida gracias a la inteligencia y a la zurda de Fran Mérida. Pero los rojillos aún dejaron sensaciones de seguir algo ofuscados en varios momentos del encuentro. Eso es algo a arreglar con urgencia, pero todo es más llevadero siempre que se gana.

Porque la tensión prepartido era más que obvia en los presentes. La Asamblea de la mañana no ayudó a aliviar eso en el gesto de alguno, pero estaba claro que lo que se jugaba el equipo por la tarde era de entidad importante.

El tempranero gol de Mérida dio tranquilidad al equipo, al que le faltó continuidad en tres cuartos del campo para poder crear alguna ocasión más de peligro cuando tuvo el balón en la primera mitad. Quedarse con un exiguo 1-0, aunque Diego dijese con toda su buena voluntad que lo firma de aquí a final de temporada, es jugar con fuego si pasa lo que ocurrió en la segunda mitad.

Osasuna tiene que arreglar problemas que tiene en el juego, pero con una victoria todo se encara de mejor manera

El Cádiz se adueñó del encuentro y los rojillos sufrieron de lo lindo. “Supimos sufrir”, dijeron muchos. Y es verdad. El equipo, ayudado por la solidez de Unai (cada vez que juega completa encuentros completos sin errores graves) y la entrega y liderazgo de Oier, no se cayó y luchó ya que sabía que otro empate no valía para nada.

La falta de mordiente arriba del Cádiz, algo que le persigue durante toda la segunda mitad, ayudó. En todos los sitios cuecen habas.

Pero los rojillos lograron llevarse la victoria, volverse a enganchar a los puestos de promoción y, sobre todo, volvieron a sonreír. Esto parece una tontería, pero no lo es. La felicidad de un grupo facilita la consecución de los objetivos.

Osasuna sigue teniendo problemas importantes y debe solucionarlos para poder aspirar a algo importante. En la pelea está, eso es así, pero un tropezón puede descabalgar a cualquiera de los que están en el grupeto de cabeza.

La victoria de ayer debe de servir para poder arreglar esos errores con otra perspectiva, una más feliz, con más optimismo del que había estas últimas semanas. Al final las buenas noticias casi siempre llegan.