Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juez de línea

Voto de castigo

Por Félix Monreal - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Un Sabalza cariacontecido, ayer en el palco.

Un Sabalza cariacontecido, ayer en el palco. (Foto: Javier Bergasa/Mikel Saiz)

Galería Noticia

Un Sabalza cariacontecido, ayer en el palco.

Reproche a la directiva en la asamblea y censuras al equipo en el partido. Un mal día para los dirigentes rojillos que, tras sortear las elecciones a la presidencia y asegurarse un nuevo mandato sin pasar por las urnas, han podido constatar que su proyecto está en entredicho y que no goza del apoyo mayoritario del osasunismo. Si de lo sucedido ayer en la sala y en el césped no deriva una reflexión sosegada, este sábado solo habrá servido para poner en valor el papel de control que desempeñan los socios compromisarios, que tal y como están las cosas en el club no es poco. El desenlace de la asamblea es una derrota por goleada de Sabalza y sus cargos ejecutivos, y pone sobre la mesa la total falta de confianza en sus propuestas, también de su credibilidad y, yendo más lejos, bajo sospecha la manipulación en las informaciones que se filtran. Además de tumbar la propuesta de la directiva respecto a la recompra de El Sadar, su reprobación y el volver a señalar a Javier Tebas como persona non grata, lo que transmitieron los compromisarios es que quieren otra forma de gobernar el club. No interpreto el no a recuperar la propiedad del estadio como un desaire al resto de contribuyentes navarros;el mensaje es que un plan tan grueso en lo económico y en lo social requiere de una exposición más detallada de sus repercusiones a presente y a futuro, además de incardinarlo entre cuáles deben ser en este momento las prioridades de la entidad. Lo que los socios están reclamando es otra forma de gestión, más transparente;que Fran Canal no es objeto de las críticas por una malquerencia ni un capricho pasajero sino porque gran parte del osasunismo ve con recelo que sea la persona encargada de hacer y deshacer en todo lo que afecta a la entidad;y que tampoco comparten, además, el criterio de los responsables deportivos (de ahí también el debate sobre la prioridad en la recompra de Tajonar…) porque la consecuencia más palpable de los meses que vienen realizando su función es que ese Osasuna de ayer (y el de días anteriores) no se parece a Osasuna. Luis Sabalza, de quien no dudo que quiere a Osasuna, tiene que repasar el mensaje que le envió la asamblea, escuchar los silencios y leer entre líneas. Ayer recibió un voto de castigo que le debe recordar que sí, que es presidente por empeño personal (y cuando digo empeño lo hago en todos los sentidos, hasta en el de sus ahorros) pero también por incomparecencia de los otros candidatos en las dos ocasiones anteriores;y que si no pasó el examen de las urnas, tiene que someterse a la reválida de las asambleas.

Voto de censura.- La asamblea expuso su disconformidad con la directiva y la afición despidió con un silencio esclarecedor al equipo pese a su victoria ante otro de los candidatos al ascenso. El estadio también es una radiografía del osasunismo y en la placa sacada ayer puede detectarse la falta de conexión entre lo que ocurre en el campo y la grada. Es comprensible, porque resulta difícil identificarse con un equipo que no recoge la filosofía de un club de cantera y que, puesto en escena, no logra revertir estas sensaciones porque su fútbol desprecia al balón y al futbolista, no combina en ataque porque está en permanente huida hacia atrás, cambia de dibujo porque no tiene sistema propio y, en el colmo, convierte una victoria en otra decepción. El voto de censura para Diego Martínez también es unánime. La democracia rojilla ha hablado.