Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Miradas

Júbilo

Por Pablo Gorría - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

Un lunes de febrero a media tarde. La cola para entrar al cine llega a la mitad de la plaza Yamaguchi. El 90% tiene más de 60 años. Un martes en el Condestable. Media hora antes de empezar el concierto apenas quedan asientos para ver a un trío de jóvenes músicos. La inmensa mayoría del público es gente mayor. Y así día tras día. Ahora me fijo más en esa tribu urbana formada por pensionistas hiperactivos que no se conforman con pasar la tarde jugando a los naipes y ocupan su ocio llenando cines, civivox, salas de conferencias y aulas. Me cuentan, incluso, que alguna ONG no sabe cómo quitarse de encima a tanto jubilado que quiere ayudar.

También había mucha gente mayor, y muy poca juventud, en la manifestación del otro día por Carlos III, desde la Delegación del Gobierno a la sede del PP, y esa no estaba tan contenta. La insultante subida de las pensiones del 0,25% ha puesto en pie de guerra al personal maduro. Las derechas llevan décadas intentando meter el miedo en el cuerpo con el colapso del sistema público de pensiones, y de paso recortan todo lo que pueden porque recorte al fin y al cabo es subir la nómina por debajo de lo que crecen los precios. Así que no es de extrañar que el personal intente jubilarse lo antes posible, por si acaso. Según los datos del Ministerio de Empleo, en 2017 se retiraron 309.000 personas y el 43% no llegaba a los 65 años. Otro dato: la pensión media de los últimos jubilados navarros es de 1.498 euros brutos pero, como siempre, la estadística miente. El 47% no llega a 1.000 euros, mientras el 16% supera los 2.000. Hay pensiones razonables y otras miserables porque el sistema es pura matemática. Es justo que quien más ha cotizado tenga mejor pensión, pero no estaría de más inventar alguna fórmula de discriminación en beneficio de las pensiones más bajas. Decía Leonardo Resano en el periódico que tras la jubilación se distinguen dos claras etapas: una primera de gran vitalidad y una segunda de bajón. A la vista está que en este momento muchos estamos en la primera. A ver si dura al menos hasta las elecciones.