Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La ilusión pudo con la indecisión

muchos peregrinos se animaron a hacer el camino al ver salir el sol y que el mal tiempo había dado una tregua

Un reportaje de Bea Ciordia - Domingo, 4 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Mikel Amorena, monitor de 21 años, se saca una selfi junto con los niños del Grupo Scout Mikael.

Mikel Amorena, monitor de 21 años, se saca una selfi junto con los niños del Grupo Scout Mikael. (D.N.)

Galería Noticia

Mikel Amorena, monitor de 21 años, se saca una selfi junto con los niños del Grupo Scout Mikael.

los días anteriores al fin de semana hacían prever lo peor: las intensas nevadas del pasado miércoles colapasaron las carreteras y los municipios de toda Navarra, y los chaparrones que cayeron en Pamplona el viernes por la noche hicieron saltar las alarmas entre los peregrinos, que ya tenían preparado el chubasquero para hacer frente a la lluvia durante su trayecto hasta Javier.

La fortuna, sin embargo, quiso que el protagonista del día de ayer no fuera la lluvia, sino el sol, que acompañó a los más de 7.700 hombres y mujeres que se desplazaron hasta el municipio navarro para honrar a su patrón. Ni siquiera los propios peregrinos daban crédito a su suerte al ver el cielo despejado sobre su cabeza. “Estamos encantadas con este tiempo y con la temperatura, aunque creo que el año pasado hubo más gente que se animó a atarse las zapatillas y echar a andar”, explicó María José Ezquerro Rivas, originaria de Lodosa y con cuatro Javieradas a sus espaldas. En esta ocasión, la mujer salió a las 8 de la mañana de Monreal junto a su gran amiga Loli Maeztu Esparza, que tampoco dudó en agradecer la presencia del sol.

Otro peregrino que disfrutó al máximo del día fue Francisco Muñoz Arias, un hombre de 67 años que nació en Almería pero que se enamoró perdidamente de Navarra hace ya 50 años. “Todo esto me encanta, y el hecho de que no llueva es extraordinario. Yo creo que mucha gente ha decidido echarse a andar en el último momento al ver que el día iba a estar precioso”, explicó el peregrino, que hace dos años decidió probar la experiencia de hacer la Javierada a pie “porque le entró el gusanillo”.

Muñoz estuvo acompañado en todo momento por otro navarro adoptado, Juan Romero Lorente. un jienense de 70 años que tuvo que ser atendido en uno de los puestos de la Cruz Roja situados en la Venta de Judas por un tirón muscular en la pierna. “Todo lo que rodea a Javier y a estas peregrinaciones me encanta. De hecho, en otras ocasiones he completado el recorrido solo porque el ambiente que se crea es increíble. Me siento muy orgulloso de poder vivir en primera persona esta experiencia”, expresó Romero.

Por su parte, Isabel Larraya Navarro, vecina de Leitza de 18 años, tampoco quiso perder la oportunidad de sacar a relucir una enorme bandera de Navarra bajo el sol en su trayecto desde Loiti hasta Javier.

alegría en compañíaPese a que mucha gente optó por caminar hasta Javier sola, otros muchos no dejaron pasar la ocasión de disfrutar del día junto a sus familiares y amigos. “Nosotros llevamos ya 20 años haciendo la Javierada en cuadrilla, y eso nos encanta. ¡Aunque lo cierto es que las que llevan el paso firme son las mujeres! ¡Ellas mandan!”, confesó, entre risas, Alfredo Andueza Goyeneche, vecino de Pàmplona de 52 años que salió a las 8 de la mañana de Monreal junto a su mujer, Charo Asiáin San Martín, y tres personas más. “Nos encanta este día por el ambientillo que se crea y por su tradición”, añadió.

Los grupos scout también estuvieron muy presentes a lo largo del camino y en ningún momento dejaron de entonar canciones de todo tipo con mucho ritmo. “Lo que más me gusta de este día es que, cuando lleguemos, voy a poder dormir con todos mis amigos”, aseguró Juan Martínez Fernández, quien, con 11 años, completó su primera Javierada con el grupo Dendari Izar desde Monreal. Por su parte, Javier López Jiménez, scout de Mikael, confesó que su momento preferido del día fue la llegada a la Venta de Judas, donde se comió un bocadillo enorme junto a sus amigos.

Los niños, sin embargo, no fueron los únicos que disfrutaron al máximo de la jornada;de hecho, los monitores también se lo pasaron en grande jugando con los menores. “El ambientillo es tan bueno como todos los años, y encima el tiempo no nos ha traicionado”, explicó Santiago Izcue Sanz, monitor de Dendari Izar, que salió a las 8 de la mañana de Monreal junto a los niños.

la reina del comedorAcostumbrada a trabajar en la sombra para que las Javieradas se desarrollen de la mejor forma posible, Elena Acaz Carro, presidenta de Asvona (Asociación de Voluntarios de Navarra) explicó que la afluencia de peregrinos ayer fue “más seguida” que lo habitual. “Quizá el buen tiempo haya ayudado a que la gente se anime a salir de casa, aunque no estoy segura”, explicó la pamplonesa, que lleva ya 28 años alimentando a los peregrinos de la Javierada. “El día de trabajo más intenso, como es lógico, es hoy, pero los voluntarios llevan muchos días preparando las provisiones para que no falte de nada”, destacó Acaz.

Durante los preparativos, de hecho, los colaboradores de ASVONA se enfrentaron a las complicaciones derivadas del mal tiempo, ya que las nevadas caídas el miércoles impideron que un cargamento de caldo de pollo llegara a tiempo para la jornada de ayer, aunque la reducción de las reservas de este alimento, pese a ser uno de los preferidos de los peregrinos, no se hizo notar en absoluto.